Opinión

Todos a estudiar


En nuestra sociedad nicaragüense, como en cualquier otro grupo social, educar para la vida es una compleja y difícil labor que al mismo tiempo es un deber ineludible de cada hombre y mujer consiente, que forma parte del entramado social cada vez más complejo y que necesita de una niñez y juventud cada día mejor preparadas, conscientes, con ideales y valores bien definidos para que sean capaces de afrontar los retos del presente y del futuro con una identidad segura y propia de nuestra nicaraguanidad. No podemos ni debemos hacer caso omiso al hecho de que nuestra civilización se basa en la transmisión del conocimiento de persona a persona y de una generación a otra. De otra manera no hubiera habido progreso alguno y el hombre nunca hubiera salido de las cavernas. La humanidad avanza porque cada nueva generación puede heredar y de esta manera obtener los conocimientos de sus predecesores y usarlos como punto de partida para seguir generando y acumulando más conocimientos aún más avanzados. He aquí la importancia de educar y más que esto, de “saber educar” a las generaciones.
Pitágoras decía: “Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres”. Este pensamiento sigue vigente, ya que mediante el proceso educativo, una familia y el apoyo de la sociedad en su conjunto y sin condiciones, es como construiremos una sociedad más justa y equitativa; solamente así, haremos entrega de la riqueza cultural y aseguraremos nuestra propia existencia.
Estamos a las puertas de un año escolar más que se inicia; actividad vivida con alegría por muchos de nosotros en su momento, otros la están viviendo o por vivir, pero muchos, si no cuentan con nuestro apoyo, no la han vivido ni la vivirán este año. Algunos llorarán al asistir por primera vez a un centro educativo, pero muchos podrían llorar por no poder hacerlo. Pensemos al respecto, reflexionemos y actuemos.
¿Cuántas veces le hemos puesto mente a datos estadísticos como los siguientes que sobre la situación de nuestra educación aparecen publicados recurrentemente?
*El nivel educativo de nuestra población es bajo, el promedio es de 5.5 años o grados de estudio. En la población más pobre es de 3 años y en la de mayores ingresos es de 7 años.
*Solamente el 1% de la población de 15 años y más tiene formación técnica.
*La población infantil (según la cataloga Unicef) representa el 51% de nuestra población total.
*La tasa de escolaridad de preescolar en 2009 fue de 53.3 por ciento. En primaria, de 87.1 por ciento y la tasa de escolaridad de secundaria en el 2000 fue de 46.7 y en 2009 bajó al 45 por ciento.
*En el anexo enviado por el gobierno a la Asamblea Nacional se proyectó que para 2009 el presupuesto sería de 4.9 por ciento del Producto Interno Bruto, en 2010 será de 3.86 por ciento, en 2011 de 3.71 por ciento, en 2012 de 3.64 por ciento, y en 2013 de 3.58 por ciento del PIB”.
Vivimos en un mundo en el cual debemos esforzarnos cada día por lograr una sociedad mejor, que se vea expresada en una convivencia sana, un respeto mutuo y en la cual la práctica de los valores no sea una casualidad.
En este contexto, cada día debemos asumir con mayor convicción que la educación es una tarea de todos y todas y da productos a mediano plazo. Debemos ver y apreciar todo el bosque de nuestra Nicaragua y no solamente los árboles que tenemos cerca.
Es necesario ver la educación como una motivación a ser más, en lugar de una motivación a tener más; así mismo, el hecho de “ser más” implica un compromiso para ayudar también a los otros a “ser más”.
Si de manera individual o colectiva nos proponemos brindar el apoyo material o económico para que este año, al menos esos 13 de cada cien niños y niñas que el año pasado no pudieron ingresar a la escuela primaria, que este año lo logren, no es una tarea imposible. Cada empresa grande o pequeña, cada sindicato, cada cuadra, cada vecino puede hacer algo por estos niños y niñas hoy desposeídos del saber. Está demostrado que la inversión en la educación es el medio más efectivo para erradicar la pobreza. Lo lograremos si al menos apadrinamos a uno de estos niños o niñas, a una familia o un barrio según nuestras posibilidades.
Ya se están dando pasos significativos para apoyar a la educación como eje transversal del sector privado. El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), el Foro Educativo Nicaragüense Eduquemos y la Unión Nicaragüense para la Responsabilidad Social Empresarial (Unirse) han conformado la Comisión de Trabajo de Empresarios por la Educación (ExE). Asimismo, Cosep y Eduquemos promoverán entre la comunidad laboral asociada a las empresas y cámaras afiliadas, que la mayor cantidad de niños en edad escolar sean matriculados en las escuelas, lanzando a inicios de cada año, una campaña de promoción denominada “Todos y Todas a Estudiar” con el objetivo de sensibilizar a la población sobre la importancia de enviar a los niños a la escuela.

Usted puede, ayudemos todos a nuestra querida Nicaragua.
*Miembro de la Asamblea General de Eduquemos.