Opinión

Postalita al señor Modesto Munguía


Ay señor Modesto…menos mal que no soy nicaragüense. No porque deba sentir vergüenza de ostentar tan magnífica nacionalidad, ejemplo de valor, coraje y determinación entre los pueblos de América Hispana, sino porque es una verdadera lástima que personas como usted, osen no sólo llamarse nicaragüenses, sino que además dicen pertenecer a la izquierda.
¡Joder!-Os pido perdón a vosotros queridos lectores por la palabrota- pero es que… ¡Esto es el colmo del descaro! Creer por un instante que un partido prebendario, oportunista, que se parece más en sus estructuras a la Falange del Franquismo por el enfermo culto a la personalidad que le profesan a su líder, podría tan sólo por un ápice tener parecido alguno con el Partido Socialista Obrero Español. ¿Qué os pasa señor Munguía? ¿Acaso es posible establecer parangón alguno entre el señor presidente Rodríguez Zapatero y vuestro cacique cavernario que os gobierna al peor estilo de los sátrapas del Fascismo?
No estaba muy segura de haber hecho lo correcto al decirle unas verdades al Comandante Borge, pero después de haber leído su patética defensa de lo indefendible, además de su evidente ignorancia de la historia de la que hizo ostentación al supuestamente “destrozar” los argumentos del Maestro Carlos Cárdenas Zepeda, quedé sumamente convencida no sólo de su envidioso y lamentable complejo de inferioridad frente a la genialidad de la persona que usted quiso ofender, sino que me convencí también para mi tristeza por la causa revolucionaria, de que en efecto, vuestro partido se ha convertido en una especie de cartel cuyos recuerdos de aquellos tiempos hermosos del arte, la música, la cultura y la intelectualidad….fue sepultada por los agitadores como usted y otros más de vuestra calaña.