Opinión

Alianza francesa de León ¿C’est fini?


Todos tenemos dos patrias: nuestro país y Francia, al menos para los que amamos la Libertad que primero “levanta su antorcha” a orillas del Sena. El “gorro frigio” que lleva La Libertad, esa mujer adorable de senos turgentes del calostro que amamanta a la Democracia, cuadro del pintor Delacroix apreciado en el Museo de Orsay: “La Libertad guiando al pueblo”, ese mismo gorro lo ostenta nuestro Escudo Nacional, sobre los volcanes nicaragüenses el gorro frigio se sostiene en el aire cubriendo a los “libertos” de la España imperial y católica. Siempre los leoneses hemos sentido una vinculación reverente y revolucionaria por Francia, algunos pensamos que está mal dicho aquello de “León Atenas de Centroamérica”, Máximo Jerez lleva su traje de jacobino de espaldas a nuestro máximo monumento, la Catedral y las monjitas de la Asunción y los hermanos de La Salle enseñando francés, lengua franca de estos religiosos. El declinar de Francia no tiene que ser el declinar de nuestra amistad, como si las ideas pudieran sucumbir por el mercado. “León es a mí como Roma o París”, el mejor piropo para esta ciudad, dictum orgulloso, arrogante y soberbio de Darío, para nuestra comarca confinada a las orillas de los maribios.
Aunado a las ideas de Montesquieu, del Código Napoleónico y a la influencia de la Medicina francesa en nuestra Alma Máter y en Nicaragua, se mantiene en nuestros corazones una reverberación por Francia, muchos de nuestros maestros de antaño estudiaron medicina en París, muchos médicos bajo esa influencia nos educamos en universidades francesas, o estuvieron en otras cátedras, por ejemplo la del sociólogo Emile Durkeim. Hoy van a la academia militar francesa de Saint Cyr, los militares nicaragüenses.
La Alianza Francesa de León después de más de cuarenta años de existencia está en crisis, corre el riesgo de clausurarse, desde hace dos años no recibe la correspondiente subvención francesa que le permite decorosamente mantener sus instalaciones y gastos básicos. Han cambiado las políticas en Francia, después de mucho tiempo de funcionar bajo la supervisión y tutela directa francesa, la actual administración de Monsieur Sarkozy ha enviado un delegado de la metrópolis para hacerla “autosostenible y rentable”, situación que no podrá ser cumplida, por la situación actual mundial de crisis y por las particularidades de la economía de la región. Las políticas neoliberales que campean en Europa han cerrado por los mismos motivos la colaboración sueca con la Universidad, hoy se agrega la presión de la comunidad europea ante la falta de honestidad en las elecciones pasadas y el irrespeto a las libertades políticas y públicas que sufrimos.
La Alianza Francesa de León ha sido lugar de referencia y preferencia de la vida cultural leonesa, su cierre sería una gran pérdida para la ciudad de León. Sus salas han cobijado a poetas, escritores, balletistas, músicos, filósofos, coreógrafos, narradores, teatristas, pintores, folkloristas, fotógrafos, dibujantes, cuentistas, profesores universitarios, investigadores, ambientalistas, culinarios , expositores de diferentes opciones de género y diletantes de todo arte y de toda expresión cultural… en la más genuina expresión del arte y de la Libertad a la francesa.
Insto a todos los ciudadanos leoneses, a las autoridades eclesiásticas y civiles, a la UNAN y a las universidades privadas, a las organizaciones sociales, a los clubes de servicio(el Club Rotario se está dirigiendo a todos los Clubes Rotarios de Francia), a los notables de la ciudad, a los intelectuales que aman León, para que dirijan sus expresiones a la Embajada de Francia, al Ministerio del Exterior francés y a la Alianza Francesa de París, para que la Alianza Francesa de León continúe ejerciendo su labor de vinculación con Francia y siga siendo faro de Cultura y de Libertad en nuestro amado León.

*Ex Presidente de la Alianza Francesa de León.
Médico de base extranjero de la Pitié-Salpetriere de París
(Asisttant etrangére des Hopitaux)