Opinión

Recursos incautados deben invertirse en la RAAS


Podrá parecer inverosímil que los recursos incautados al narcotráfico sean una fortaleza de las regiones autónomas para establecer mecanismos de reducción de la oferta y demanda de drogas legales e ilegales, brindar atención a las personas que padecen de una dependencia química y establecer dispositivos formales para la reinserción social de las personas rehabilitadas.
En este propósito, las seis etnias de las regiones autónomas podemos articularnos como un solo pueblo para crear un programa multimodal para las personas que habitamos en la Costa Caribe de Nicaragua, donde necesitamos que haya prevención del consumo drogas en los colegios y que los maestros apliquen metodologías e instrumentos de forma consistente y permanente. Requerimos que nuestros niños, adolescentes y jóvenes estén mejor preparados para enfrentar el problema de las drogas y puedan tomar decisiones responsables a la hora de decidir si consumen o no dichas sustancias.
El proceso de tratamiento a las dependencias químicas es otro ámbito en el que se requieren recursos para fortalecer las estructuras existentes, como el tratamiento ambulatorio, la construcción de una unidad de desintoxicación y ampliar otros servicios como las casas tuteladas, comunidades terapéuticas, proyectos de reinserción social y el entrenamiento de recursos humanos para que desarrollen estas labores propias del tratamiento a las adicciones.
Es de resaltar que es una necesidad que las instituciones responsables de la reducción de la oferta de las drogas como el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional deben ser fortalecidas en medios y entrenamientos para alcanzar mejores resultados.
No podemos olvidar que existen costeños detenidos que se encuentran en condiciones infrahumanas y que la construcción de un sistema penitenciario es una necesidad impostergable. Existe un proyecto que tiene un costo aproximado de catorce millones de dólares y los fondos incautados al narcotráfico podrían ser la contraparte nacional para canalizar cooperación internacional y brindar una solución responsable a este problema.
Con lo anterior expuesto quiero dejar planteado que existen razones suficientes para que los fondos incautados al narcotráfico en la Región Autónoma Atlántico Sur sean utilizados en la Región Autónoma Atlántico Sur con la finalidad de reducir la oferta y demanda de las drogas y disminuir los daños que ocasionan las mismas.

Bluefields, RAAS.