Opinión

El libro que cambió el atletismo a nivel mundial


Desde mediados del siglo XX muchos fenómenos democratizadores se han venido produciendo en todo el mundo. Esto ya lo había intuido genialmente el filósofo español José Ortega y Gasset.
Pongamos unos ejemplos: el café antes de ser popular en Inglaterra estaba configurado a un país (Etiopía) y a una cultura, la musulmana. Otro ejemplo más común y menos consciente es el del acceso de la tecnología a todos los estratos sociales.
En el deporte, el fenómeno del atletismo masivo se comenzó a extender en los años 60 y 70, en Nueva Zelanda, Australia, Inglaterra y Estados Unidos. El atletismo de elite pasaba por el mismo fenómeno de “democratización”.
Hace como cuatro años leí un libro titulado “The complete book of Running” (El libro completo del Atletismo), escrito por James F. Fixx. Leyendo la contraportada me di cuenta del impacto que produjo esta obra en los años 70 en USA.
Jim Fixx cuenta que su padre murió a la edad de 41 años por un ataque al corazón de origen hereditario. Él presintió que le iba a pasar lo mismo si no comenzaba a hacer ejercicio. Pesaba entonces 220 libras. Puso manos a la obra y con el tiempo, logró rebajar hasta menos de 160.
Durante sus sesiones de ejercicios (“work out”) fue descubriendo que el atletismo, además de mejorar su sistema cardiovascular, le producía una enorme satisfacción interior que iba mas allá de la corporal propiamente dicha.
Cuenta, Fixx que comenzó a correr a los 40 años, haciendo grandes progresos llegando inclusive a cubrir 10 millas diarias (16 Km), sin gran esfuerzo. Las satisfacciones posteriores a sus sesiones de entrenamiento le inspiraron a escribir ese libro que muchos atletas incluso hoy en día, consideran como la Biblia del Atletismo de Fondo. Lo primero que se propuso fue conocer a los expertos en la materia. Tuvo la ocasión de conocer al Bill Rogers con 2:09 Record de Maratón en USA ; al hombre Maratón, Clerence de Mar (muerto a los 70 en 1958, con 40 años de experiencia), y muchos más.
En su libro llegó a describir las bondades que produce este tipo de deporte. Entre ellas están las siguientes: aumento de oxígeno en la sangre; bombeo de la sangre por el corazón con menos presión; incremento de aire para los pulmones; desarrollo y fortaleza muscular; desarrollo de más y mejor resistencia, etc.
Además, pudo descubrir tanto en sí mismo como en la experiencia de otros, que correr es bueno no sólo para prevenir ciertas enfermedades, sino que también ayudaba a curarlas.
El Atletismo que propone Fixx es para todas las edades y condiciones. En su libro expone reincidentemente que hay que correr no por salud o para llegar a ser competitivo, ni muchos menos para quitarnos el “stress”. Todo lo contrario. Según él, se debe aprender a correr, como se debe aprender a bien comer, por necesidad y buen gusto. Así de sencillo. En otras palabras, el deporte debe ser considerado como una necesidad vital, como comer, beber, dormir, etc.
Y en esto consiste el gran impacto que tuvo este libro en el pueblo norteamericano de entonces. Todo el mundo se lanzó a las calles a correr… Algunos comenzaron caminando, otros trotando (“Jogging”) y otros corriendo.
Fixx fue aun más lejos. Quiso que todos tuvieran la enorme dicha de considerar este deporte como una “diversión” más en sus vidas. Correr por “diversión” y no por salud, o para obtener un buen cuerpo, o bien, ser un campeón. En esto consistió el secreto de su éxito editorial.
Pero todos sabemos que para comenzar un deporte se necesita un poco de esfuerzo físico y mental. Además, es necesario logar que este tipo de ejercicio nos guste. En su libro nos da muchos buenos consejos al respecto.
Personalmente recomiendo que si alguien quiere cambiar su estilo de vida, que corra usando el siguiente método:
1.Si está con sobrepeso, que haga dieta y camine de 15 a 20 minutos diarios;
2.Que haga costumbre esta rutina por 2 meses;
3.Que, después de 2 meses, “trote” la misma distancia recorrida de una forma “natural”;
4.Que incremente “gradualmente” el tiempo y la distancia;
5.Y, por último, que corra el tiempo y las distancias acorde a un “plan personal” de entrenamiento.

En otro artículo daremos otros consejos.