Opinión

Urgen cambios en salud


La semana pasada me contaba una colega enfermera, que su hermano había fallecido en un hospital.
Refería que lo más doloroso para ella no fue la muerte de su hermano, sino el trato recibido y las condiciones deprimentes del lugar, parecía, dijo: “un basurero, con aquel poco de moscas sobre él”, la displicencia con que el personal médico abordó el caso, al sugerirle ella, que se lo trasladaran a cuidados intensivos: “Hay más prioridades, en su caso ya no hay nada que hacer”, le dijo el galeno. Luego encontró a la una de la tarde a la enfermera del turno dormida y a regañadientes le dio la información que requería. “Lo único que yo deseaba era una muerte digna para mi hermano”, dijo mi colega.
¿Negligencias médicas? No, yo diría negligencias administrativas, negligencias de todo un sistema que no acaba por arrancar.
Teóricamente el nuevo modelo de salud habla de una atención más humanizada. Los médicos de salud pública se reunieron y hablaron de calidad versus negligencia. De un colegio de médicos.
El problema va más allá de parchar y es que la salud y la atención de la perdida de está, no depende de un solo gremio, es un equipo, que junto a la familia y a la persona involucrada en el proceso salud o enfermedad deben buscar cuidados más humanos, más técnicos y más científicos.
No se puede dar lo que no se tiene. La moda hoy es hablar que todo se debe a actitud de los trabajadores la pregunta es: ¿y la actitud de los que administran el sistema que? ¿Saben ustedes cuantos pacientes quedan por una personal de enfermería en un hospital y los riesgos que esto implica para los pacientes? En alguno 30 pacientes por personal y en otros hasta 40. Y si a esto le agregamos el no contar con todo los elementos necesarios para ello.
El médico hace el pase de visita, examina y ordena lo que se le va hacer al paciente, el personal de enfermería debe (o debería) estar al lado del paciente las 24 horas del día observando y cuidando de éste, pendiente de sus necesidades tanto emocionales como de confort. El personal de apoyo garantiza los requerimientos para que se le pueda brindar estos cuidados.
Cuando un elemento de esta cadena se rompe, el sistema empieza a fracturarse y las caras más visibles del sistema (médicos, personal de enfermería) empiezan a ser enfrentados en los medios de comunicación.
Entonces, urge una revisión de toda la estructura en salud, urge cambiar el trato inhumano por un trato más humanizado, pero debe comenzar por casa. Debemos comenzar por analizar con qué contamos y cuánto podemos dar con ello, involucrar en este proceso a todo el equipo de salud, a la población y por que no, a los medios de comunicación, para la búsqueda de soluciones ante la crisis financiera que atraviesa el sector y nuestro país.
Se trata de poner al frente de este gran reto a dirigentes competentes, con buenas relaciones interpersonales, que sepan guiar y no maltratar, no es con latigazos que se cambia un paradigma, o buscando culpables para esconder incapacidades, sino buscando juntos el mejor camino para cuando nuestros familiares, amigos o nosotros mismos lleguemos a necesitar de esos servicios no tengamos que lamentarnos como mi querida colega.

*Enfermera.