Opinión

Perlas cultivadas… por televisión


Observando y escuchando los canales de televisión nacional, he constatado la proliferación entre los periodistas de expresiones erradas, en lo que podría llamarse una verdadera antología del disparate. El asunto moviera a risa si no fuera por la repercusión negativa que esto tiene sobre el público espectador.
A manera de muestra, presento algunas “perlas cultivadas” que he ido recogiendo al azar, a lo largo de varios días.
“El INE realizó inspecciones sorpresas (inspecciones sorpresa)”. “No pierde el consuelo (la esperanza) de que alguien le obsequie una bicicleta”. Y ésta, que es una verdadera joya: “Era incierto el futuro del fallecido” (María Acuña, Canal 10).
Al parecer el uso del plural en palabras compuestas tiende a darles muchos problemas. Hablan mucho de “carros bombas” (carros bomba) y del reparto “Los Laureles Nortes” (Los Laureles Norte). También se refieren a “los medios de comunicaciones” (los medios de comunicación). Los “puntos de vistas” (puntos de vista) y “los tribunales de justicias” (tribunales de justicia). Al parecer en las “Facultades de Periodismos” no les enseñan esa materia.
También se observa la construcción de frases inverosímiles, como ésta: “Se había dado a la fuga pero logró ser retenida” (¿Acaso quería ella que la atraparan?) Y también esta otra, bastante parecida: “El huyó, pero logró ser capturado”. Entendemos por intuición lo que quieren decir, pero las oraciones carecen de una estructura lógica. A este error no escapan ni siquiera algunos personajes connotados. Analicemos la siguiente frase: “Ustedes, los medios de comunicación, están queriendo ser intimidados” (Están queriendo intimidarlos a ustedes, los medios de comunicación). ¿Cree usted que esta frase la dijo un periodista novato? No. La pronunció la doctora Rosa Marina Zelaya, en una entrevista. Y esta otra perla cultivada es de un diputado Liberal: “Los préstamos no han querido ser aprobados”. Algunas de estas sentencias tienen carácter trágico: “Logró estrellarse contra el muro de una vivienda, pereciendo inmediatamente” (¿dónde estaría en este caso el “logro”?)
Se emplea mucho la frase “decía de que” por “decía que”.
Siempre dicen erróneamente “inaurar” por “inaugurar”, y la palabra inglesa rating, que se pronuncia “réiting” la pronuncian infaltablemente “ráiting”. Ese es un error que comete incluso el famoso comunicólogo Guillermo Rothschuch Villanueva. El connotado conductor del Canal 12, Stalin Vladimir, emplea mucho la frase “los países internacionales”, con el sentido de “los países extranjeros”. Y Ervin Vega, del Canal 8, no se queda atrás al referirse reiteradamente a “el encuentro del hallazgo”.
Vemos también ocasionalmente a algunos “Miami Boys” que destrozan nuestro idioma, como en la frase “Lo dijo él muy cándidamente en su discurso” (Francisco Aguirre Sacasa). Quiso decir sin duda “sinceramente” ya que candid significa sincero, en inglés. Se irrespeta la llamada concordancia de número, como en la frase : “Esa suspensión no nos hace feliz” (Esa suspensión no nos hace felices), contenida en unas declaraciones de Bayardo Arce.
Dejo de fuera otras expresiones contradictorias, inconsistentes, o que atentan contra el sentido común, las cuales sería muy largo enumerar y aún más explicar.
Es comprensible que en la prisa que exige e impone un medio tan ágil como la televisión se cometan errores gramaticales. Pero si bien algunos de ellos son acaso tolerables, otros ponen en evidencia graves carencias educativas que deben ser subsanadas cuanto antes, en aras de no seguir deseducando a nuestra sacrificada población. También reflejan marcadas limitaciones para conceptualizar y para razonar con claridad.
Cabe postular que esa pobreza léxica y expresiva es producto de una base cultural e intelectual muy pobre, que se refleja de manera lamentable en el nivel del periodismo que esos informadores practican y que, como televidentes, nos vemos obligados resignadamente a consumir.
Ojalá esta nota sea interpretada no como un ataque malintencionado, sino como lo que realmente es: una crítica sana y una exhortación al mejoramiento del trabajo de los periodistas a través de la auto-superación y el estudio.

*Periodista, escritor y traductor inglés-español. También trabajó como editor de textos para la Editorial Nueva Nicaragua.