Opinión

El año y el pueblo agonizan


Hoy que termina este año, las y los nicaragüense seguimos sumergidos en pobreza, desempleo, inseguridad jurídica e inestabilidad, el año está agonizando porque el tiempo lo extermina, y el pueblo agoniza porque el presidente quiere exterminar el desarrollo, la legítima participación y la libertad de expresión y de información.
Ha habido cambios, no los podemos negar, seamos justos: más inseguridad jurídica, manoseo y extorsión a los órganos castrenses que han actuado apegados al mandato que la carta magna consigna, a los sindicatos, a las asociaciones, a los poderes del Estado, a la empresa privada, a los empobrecidos y funcionarios que no encuentran otro camino que pertenecer al los CPC por prebendas y/o presiones, en fin, grandes cambios.
El problema de no desarrollarse es de aptitud, dice un anuncio muy ilustrador de un canal local, y así es la aptitud de la pareja presidencial, de no hacer valer el estado de derecho y fomentar cero inversión responsable, cero educación, cero paz y reconciliación entre las y los Nicaragüenses, cero democracia participativa y cero acceso a la información pública.
Lamentablemente, en la Nicaragua de todos y todas tuvimos en un 2007 a un presidente incapaz, lleno de soberbia, con un espíritu confrontativo y sumergido en el siglo pasado.
Espero que en estos cuatro años la oposición en general luche desde la trinchera del debate y de acciones legislativas, como es la Asamblea Nacional, para defender el sistema que se ha venido construyendo, todos y que los mártires defendieron con sus vidas en defensa de la Nicaragua libre y democrática.
Esto lo debemos hacer porque en el año 2007 todos los productos de la canasta básica han aumentado gracias a las políticas gubernamentales, donde las y los maestros, y empleados de la salud se vieron humillados y traicionados, donde los niños, niñas y adolescentes hijos de Darío no pudieron acceder a la educación, salud, y a la seguridad alimentaría, y donde los gastos excesivos no se dan a conocer, porque todo es secreto, la verdad es que no hay mucho que celebrar, pero entre esas pocas cosas que podemos celebrar puedo nombrar, en base a mi experiencia, tres de relevancia:
1) Que de ese 38% de los votantes, que logró la alianza que el FSLN encabezó, y que votó por el presidente de tránsito, se siente traicionado y ha reconsiderado su apoyo, no menos de un 30%, incluyendo a sus autoridades municipales y funcionarios ejecutivos que por terror todavía no todos han pronunciado su descontento.
2) Que la oposición ha recapacitado en no seguir entregando más las instituciones y los medios para que la pareja que mal gobierna al país siga haciendo sus aberraciones, esto se concretiza en ver que los partidos y bancadas MRS, PLC, ALN, PC y la Bancada por la unidad, han conformado un bloque dispuesto a luchar contra la dictadura que quieren imponer los socios Ortega-Murillo.
3) Que el espíritu demócrata de los y las nicaragüenses se mantiene optimista y atento a tomar las medidas cívicas para cambiar el rumbo del país, exigiendo a los actores que debieron actuar y apoyando el estado de derecho, espíritu que se manifestará con la elección de hombres y mujeres demócratas probos en las elecciones municipales de 2008.
He escrito este breve artículo con mucho cariño para los y las nicaragüenses que amamos nuestra sufrida patria, y les recuerdo que la solución somos todos.

ulisesavendano@gmail.com
Abogado Demócrata Cristiano