Opinión

Plural de voces extranjeras


“La idea de que el ‘metrosexual’ es siempre ‘hetero’ y que su cuidado con la apariencia tiene el objeto de atraer a las mujeres es una invención de la publicidad. Esa idea sólo fue establecida porque gays vanidosos no son novedad”, aseveró. (END/05/07/05/ELLAS).
Si la escritura de las voces extranjeras presenta no pocos escollos, lo es más aún la pluralización. De aerosol, por ejemplo, decimos aerosoles. Pero, ¿cómo escribimos el plural de spray, un anglicismo que la Academia se ha visto obligada a hispanizar en la forma espray, por la frecuencia de su uso? Slogan (lema publicitario o político), scanner (dispositivo óptico que reconoce caracteres o imágenes) y snob (persona que imita con afectación ideas, maneras, etc.) son también voces adaptadas a nuestro idioma: eslogan, escáner y esnob. ¿Podemos decir “los eslogans”, “los escaners” y “los esnobs”?
Los galicismos complot y bistec no están ajenos a la vacilación de su plural. Del primero hemos visto y leído: “los complotes”, “los complós” y la forma invariable “los complot”. Y de bistec hemos visto cuatro formas en el uso plural: “los bistecs”, “los bisteces”, “los bisteques” y “los bistés”. ¿Cuál es el plural correcto?
En la cita que encabeza este artículo, se escribe gays para el plural. ¿Es esa la forma correcta?
Ante el problema planteado, conviene considerar algunos aspectos que nos pueden ayudar a enderezar posiciones.
El sustantivo, como sabemos, presenta variación de número. Es decir, posee un accidente que se caracteriza por ofrecer dos posibilidades: o se refiere a la unidad de los objetos de una determinada clase, o bien se refiere a muchos. En el primer caso corresponde al singular, y en el segundo al plural.
Las voces de origen extranjero plantean algunos problemas en cuanto a la formación del plural. Sin embargo, del estudio de diferentes casos registrados en el Diccionario Panhispánico de Dudas (2005) podemos formular algunas normas para la pluralización de voces más usuales.
Sustantivos terminados en vocal
Si son sustantivos terminados en vocal, siguen las reglas generales de formación de plurales. Veamos los siguientes casos de voces hispanizadas:
carné > carnés, bufé (comida servida de una vez en la mesa para que los comensales se sirvan a voluntad) > bufés, bufete (despacho de un abogado )> bufetes, cliché (plancha para reproducir copias de textos o imágenes) > clichés, chalé (edificación con jardines destinada para habitación unifamiliar) > chalés, corsé (prenda femenina que ciñe la cintura) > corsés, garaje > garajes, casete >casetes, güisqui > güisquis, capuchino (café con espuma de leche)> capuchinos, cabaré (local de diversión nocturna en el que se ofrecen espectáculos )> cabarés.
Algunos sustantivos tienen doble grafía: tique o tiquete> tiques o tiquetes, biquini o bikini> biquinis o bikinis, bistec o bisté> bistecs o bistés. Otros tienen una sola grafía con doble plural: tabú (prohibición de tocar, mencionar o hacer algo) > tabús o tabúes, y algunas voces terminadas en –í con acentuación aguda: esquí (patín para deslizarse sobre la nieve, el agua u otra superficie) > esquís o esquíes.
La Academia prefiere película, que es el equivalente español de film o su forma hispanizada filme. Sin embargo, como el uso del anglicismo está bastante difundido, considera aceptable la doble grafía, con sus correspondientes plurales: films y filmes, así como sus compuestos: microfilm o microfilme (microfilms o microfilmes), telefilm o telefilme (telefilms o telefilmes). Lo mismo ocurre con casete (pl. casetes) y sus compuestos: radiocasete (radiocasetes), videocasete (videocasetes).
Chasis, armazón de un vehículo automotor, es una voz francesa que se adapta gráficamente a nuestro idioma con doble forma: chasis y chasís. Su plural es, respectivamente, chasis y chasises.
Sustantivos terminados en –l, -n, -r, -z, -x
Si son sustantivos terminados en las consonantes –l, -n,-r, -z, -x , lo normal es que adopten el plural en –es. Ejemplos:
máster>másteres, mitin > mítines, estándar > estándares, esténsil > esténciles, eslogan> eslóganes, escáner>escáneres, zíper>zíperes, querubín> querubines, yogur > yogures, gol > goles, géiser (fuente termal)> géiseres, esmoquin (traje masculino de etiqueta) > esmóquines, suéter > suéteres, restorán > restonares, matraz (vaso de vidrio usado en los laboratorios químicos) > matraces, fax> faxes, telefax> telefaxes, bléiser> bléiseres, búnker (construcción defensiva y refugio blindado subterránero)> búnkeres, querubín> querubines, bulevar > bulevares, barman (hombre encargado de atender el bar) > bármanes, charter (vuelo fletado)> chárteres.
Sustantivos y adjetivos terminados en -y
Las voces terminadas en –y precedida de vocal pluralizan en –s. Por ejemplo, gay hace su plural en gais, porque la y se convierte en i. Lo mismo ocurre con el resto de palabras de igual terminación: espray > esprais. Yoquey, adaptación gráfica de la voz inglesa jockey (‘jinete profesional de carreras de caballos’) pluraliza yoqueis; la otra forma, yoqui hace su plural yoquis. La excepción más importante es el galicismo convoy> convoyes.
rmatuslazo@cablenet.com.ni