Opinión

Aumenta tolerancia ante la explotación sexual


En los últimos tiempos, hemos observado un aumento de la tolerancia de algunos medios y un sector de la sociedad frente a un grave problema social, como es la explotación sexual comercial, donde las noticias se cubren como un hecho más, sin dar ningún tipo de respuesta, por parte de la población, mucho menos solución a esta pandemia que cada día vulnera más a nuestra niñez y adolescencia.
Se conoce como explotación sexual comercial ocurre cuando una o varias personas involucran a una niña, niño o adolescente, en actividades sexuales a cambio de dinero o cualquier otra forma de pago, convirtiéndose en una situación que afecta no sólo a este sector de población, sino que también a la sociedad en general de forma recurrente y tiene efectos negativos a corto, mediano y largo plazo.
Ante situaciones como ésta, los medios deben generar una reacción más crítica y consciente, tanto en los sectores políticos como en los sociales, enfocando sus noticias no sólo en el acto específico, sino complementando la información con un enfoque más humano y crítico, y de esta forma se estará trabajando por un periodismo más responsable.
En la explotación sexual comercial los victimarios se ensañan más en grupos específicos, como mujeres, niños, niñas, adolescentes y personas con discapacidad, y por lo tanto debe ser vista como fenómeno con una dimensión social, y un problema público que atañe a todos, y no considerarse como un problema de carácter privado.
Los medios de comunicación optan por una actitud, donde resulta más fácil y rápido averiguar con la Policía lo sucedido y no hacen un esfuerzo por diversificar las fuentes, para obtener una información más profunda e integral.
Es necesario que los dueños de los medios y los periodistas tomen conciencia sobre este fenómeno, para que presenten un enfoque distinto, reporteando más las causas y motivando la discusión sobre cómo combatirlas.
Debemos los periodistas promover un debate, para que se puedan crear políticas públicas de acuerdo con las necesidades de las víctimas y legislar sobre estos temas que atañen al Estado y a la sociedad en general.
En vez de culpar a veces más a la víctima, es mejor realizar un debate público, con información de calidad, para poder generar cambios de políticas, y percibir en qué estamos fallando como sociedad, como medios de comunicación y sistema de justicia.
Los medios deberían actuar como educadores y formadores de opinión, provocando la discusión de estos temas en la agenda pública.
Es urgente plantear soluciones y acciones preventivas a las víctimas, en conjunto con la sociedad civil y organizaciones no gubernamentales, para disminuir este problema que afecta al sector más vulnerable de nuestro país como es la niñez y la adolescencia.
*Periodista y catedrática universitaria.