Opinión

Orientaciones del profesor Aguirre, en Radio Cepad


Desde la tierra del cacique Nacatalmalzín III, viajan muy temprano, para llegar puntuales a radio Cepad, y desde sus micrófonos iniciar un intercambio de saludos, leer inspiradores versículos de la Biblia y exponer sin censura alguna sus análisis sobre la vida cotidiana de nuestro país u otro tema de importancia. Ellos son Damaris Albuquerque y Gilberto Aguirre; el “profesor Aguirre”, como le conoce la mayor parte de los nicaragüenses.
Son las siete en punto. Una tonadita cristiana que dice: “Todo les ayuda, para bien a los que claman, todo les ayuda…”, da por iniciado el programa Orientaciones. Se llama Orientaciones, pero no se vaya a pensar que por llevar ese nombre, un par de iluminados con estilo verticalista dan ordenanzas a un conglomerado de obedientes seguidores. No. El programa Orientaciones es un programa de confraternización, intercambio de ideas y reflexiones. A propósito, tal vez “Reflexiones” debería ser el nombre que mejor le asiente a dicho programa.
Cuando en este espacio creado por el profesor Aguirre se presentan y analizan hechos culturales e históricos, el programa se convierte en un banquete a la inteligencia y el espíritu. Cientos de páginas y decenas de horas de lectura son sintetizadas magistralmente en minutos. Es toda una escuela de saber y reflexión. Pero mejor no sigo contándoles más detalles, prefiero que los escuchen todos los lunes, martes y jueves.
Ah, y el cierre del programa es fenomenal. El profe Aguirre siempre lo concluye diciendo: “Estudia, estudia, para que grande no seas el juguete vulgar de las pasiones ni el servil esclavo de los tiranos. La patria es ara y no pedestal. A la patria hay que servirla y no servirse de ella… Funcionario y funcionaria pública: a la patria hay que servirla y no servirse de ella”. Y así, al suave como decimos los nicas, da unas jaladitas de chaqueta muy oportunas a las y los servidores públicos.
Comparto estas cuantas líneas, como un reconocimiento bien merecido para Radio Cepad que en estos días cumple quince años de existencia y para el programa Orientaciones del “profe Aguirre”, que en su largo caminar ya ha deshojado trece calendarios. Tanta permanencia no es casual. ¿No lo creen? Así que les invito a escuchar Orientaciones. Tal vez usted como yo, no sea evangélico, pero si desea iniciar el día en positivo y con reflexiones vivificantes, le recomiendo: escuche el programa Orientaciones. Escúchelo y viva una experiencia diferente.
Chiquilistagua