Opinión

Nuestro próximo hogar

Existe un tercer factor decisivo para que sea habitable. La distancia que lo separa de su sol. Es el planeta más pequeño encontrado fuera del Sistema Solar, “se encuentra 14 veces más cerca de la estrella Gliese 581 de lo que está la Tierra del Sol, por lo que sólo tarda 13 días en completar su órbita”

Al costado de mi cubículo en la UNAN queda el Observatorio Astronómico Centroamericano. Por tal motivo conozco más que muchísimos paisanos del istmo de sus éxitos y progresos. Con frecuencia platico con su director, el coronel Pichardo. También son frecuentes mis conversaciones con Cirilo Otero, ambientalista que afirma que a como van las cosas la humanidad tendrá que buscar dónde mudarse.
Por otra parte, el cine y la literatura de ciencia ficción han vuelto familiar en la Tierra a los ET que según parece sólo viajan como almas que vienen de lejanos mundos a apoderarse de cuerpos de terrícolas y se constituyen en súper atletas o científicos, pero jamás en políticos. Sabios que son, pues conocen el cebo de mi ganado. Escogen lo bueno y desechan lo malo. Todo lleva a hacer la idea de que hay otros mundos habitados fuera del sistema solar. Sin embargo, ésta es una posibilidad que agarra cuerpo con el hallazgo insólito de un planeta similar a la Tierra y que puede albergar vida a tan sólo 20 años luz de distancia de nosotros. A esta bola extra solar la llaman Súper Tierra. Tiene una composición y una temperatura que “permiten predecir la existencia de una eventual vida extraterrestre”, según reza un comunicado del Centro Nacional de Investigaciones de Francia, que anda mezclado en el affaire junto con astrónomos portugueses y suizos.
En función de los parámetros utilizados como referentes en la Tierra, para que un planeta sea habitable debe reunir condiciones específicas que no se habían dado fuera del sistema solar. Lo más determinante es la presencia de agua. En el caso de la Súper Tierra la temperatura oscila “entre los 0 y 40 grados centígrados, por lo que puede haber agua líquida en su superficie”, afirma el principal autor del estudio, Stéphane Udry, de Ginebra, Suiza.
Además, su masa debe ser ligera. La del nuevo planeta es cinco veces mayor que la de la Tierra, pero con un volumen 3.5 veces superior, lo que permite inducir que es “de constitución rocosa o que su superficie está cubierta por océanos”. Su gravedad superficial es 2.2 veces superior a la de la Tierra y su radio 1.5 veces mayor.
Existe un tercer factor decisivo para que sea habitable. La distancia que lo separa de su sol. Es el planeta más pequeño encontrado fuera del sistema solar, “se encuentra 14 veces más cerca de la estrella Gliese 581 de lo que está la Tierra del Sol, por lo que sólo tarda 13 días en completar su órbita”, señala un comunicado del Observatorio Austral Europeo de La Silla en Chile, donde se hizo tamañote descubrimiento.
Se trata de un astro distinto. La Gliese 581 es una enana roja más pequeña y fría que nuestro Sol. Esto explica que pese a su proximidad, pueda contener agua sin que se evapore y por eso dicen que está situado en “la zona habitable” con respecto a su estrella.
Con este sorprendente hallazgo se ha dado un paso agigantado para el estudio de la presencia de vida en otros planetas. Asunto que para los nicas se ha vuelto importante frente a la entrega del Golfo de Fonseca sin pelear y del Caribe peleándolo en La Haya.