Opinión

¡Bienvenidos y bienvenidas a la Capital Mundial de la Justicia!


Recientemente se realizó en nuestro país el Primer Encuentro de Cortes Internacionales y Regionales de Justicia – 3, 4 y 5 de octubre – al que se hicieron presente los máximos representes de once cortes internacionales de justicia existentes, además de la participación de los Presidentes de El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua.
En honor a este evento, el pasado 20 de septiembre el Alcalde de Managua, Sr. Dionisio Marenco, elaboró un acuerdo municipal que declara a Managua CAPITAL MUNDIAL DE LA JUSTICIA.
Como ciudadana y contribuyente con los impuestos de este país, aprovecho para enviar un saludo a las y los dignos representantes que ejercen justicia en el mundo, dándole la más cordial bienvenida a Nicaragua:
El segundo país más empobrecido del Continente Americano y del Caribe.
Donde la tasa de la mortalidad materna es una de las más alta en la región (230 por 100, 000 nacimientos vivos)
Donde un 45.1% de la población nicaragüense de poco más de cinco millones de habitantes sobrevive con un dólar diario o con menos de esa cifra.
A uno de los cuatro países en el mundo que prohíben el aborto terapéutico –retrocediendo 130 años en la historia de Nicaragua – y donde a partir del 26 de octubre del año 2006 hasta la fecha se pudo haber evitado la muerte de alrededor de 83 mujeres, si se les hubiera practicado una intervención médica que era necesaria.
Donde más de un millón de nicaragüenses, exiliados económicos, viven fuera del país, trabajando principalmente en Estados Unidos y Costa Rica.
A uno de los países más corruptos, ocupando el número 123 de una lista de 180 países, según lo demuestra el último informe de Transparencia Internacional.
Al país donde vivimos una crisis energética, como consecuencia del incremento en los precios internacionales del petróleo, unido a la deficiencia en el sector energético, causando fuertes racionamientos, con apagones de hasta 15 horas en algunas regiones del país. También han colapsado otros servicios básicos como el agua potable, cada vez más inaccesible para la población, principalmente en las zonas rurales del país.
Donde existe al menos un 12% de desempleo abierto, lo que muestra que alrededor de 250,000 personas no han encontrado trabajo, sin tomar en cuenta el número de subempleados que son muchos más (cifras arrojadas por el gobierno y los organismos internacionales)
Donde del 94.65% de víctimas de delitos de orden sexual, un 44% son niñas y adolescentes de entre 13 y 18 años, y un 27.92%, niñas de dos a 12 años. El 49 % de las víctimas corresponde a menores de edad. Según un reciente diagnóstico realizado por la Corte Suprema de Justicia (CSJ), titulado: “Análisis de sentencias relativas a delitos de violencia intrafamiliar y demandas civiles en materia de familia”.
En los últimos 16 años la población nicaragüense se ha empobrecido, ha visto deteriorado su nivel de vida, incluyendo el empleo y los ingresos, la salud y la educación, la vivienda y la nutrición.
¿Capital Mundial de la Justicia?
Señoras y Señores, dignos representantes de la justicia, ustedes pueden sacar sus propias conclusiones.
A mis 24 años de existencia, todos vividos en Nicaragua, les tengo mi conclusión. Con mucho dolor debo decirles que a nuestra Managua la han convertido en la CAPITAL DE LA IMPUNIDAD, intolerancia, violencia y discriminación para las mujeres, juventud y niñez. La tal capital de la justicia sólo existe en el ¡“País de las maravillas”!…
*La autora es comunicadora social y defensora de los Derechos Humanos.