Opinión

Misiones de amor a Nicaragua


Con frecuencia, los medios de comunicación nos informan de alguna misión humanitaria que está en nuestro país con ayuda de materiales y servicios, que en general son medicinas, equipos y profesionales. También nos visitan jóvenes estudiantes, hombres y mujeres cristianas, que se fajan, hombro a hombro, a construir escuelas, clínicas y hasta pequeñas casas en poblados rurales. Incluso llegan barcos hospitales y grupos militares del Ejército y Marina de Estados Unidos, y grupos civiles de países europeos como España que traen ayuda humanitaria, así como Cuba, que tiene en el país a un fuerte contingente médico y todos, sin excepción, encuentran a un pueblo, que aún con hambre y enfermo, sabe ser noble y agradecido.
Todas las misiones, como dije en el título, son producto del amor al ser humano, pero sin duda, las de mayor impacto entre nuestros coterráneos son las integradas por estudiantes de secundaria, como las de un grupo de jóvenes del noreste de Philladelphia que ahorran durante el año para poder traer ayuda humanitaria de diversos tipos a Monterrosa y El Viejo, Chinandega, donde además han construido una escuela y clínica, con el apoyo que han recibido de sus familiares y amigos.
Existe otro grupo en Estados Unidos, llamado “Medicines for Nicaragua”, liderado por enfermeras y médicos que por años han estado enviando ayuda a las Misiones Moravas en la Costa Atlántica, y es un empresario nicaragüense, Bayardo Arróliga, quien aprovechando los viajes de sus “containers” desde los muelles del Mega Puerto del Río Delaware, dona espacio y también incluye ayuda que consigue a través de sus relaciones para asilos de ancianos del norte y sus amiguitos en La Chureca.
Todas las misiones que vienen a Nicaragua siempre tienen la necesidad de un coordinador, muchas veces puede ser un Club Rotario o un Club de Leones, otras veces algún profesional con conexiones en Estados Unidos, como es el caso del Dr. Miguel Silva Mayorga, graduado de la Universidad de California y quien después de muchos años de residir en Seattle, dedica la mayor parte de su tiempo, sin remuneración, a coordinar misiones del grupo VOSH International, y trae unas 22 al año.
El Grupo Pellas y otros empresarios nicaragüenses residentes en Estados Unidos y liderados por el padre Leon Pallais S.J. (q.e.p.d.) organizaron la “American Nicaraguan Foundation”, la cual ha logrado credibilidad en aquel país para que muchas organizaciones, como la “Brother´s Brother Foundation”, envíen ayuda de equipos médicos, educacionales y otros enseres a Nicaragua en forma permanente. Esta fundación cuenta con bodegas y personal administrativo en Managua.
Entre los grupos que admiramos, está el que viene de Fort Lauderdale, Florida, y visita las márgenes del río Coco. Profesionales que dejan sus comodidades, sacrifican vacaciones y contribuyen con tiempo y dinero para brindar alivio, salud y alegría a cientos de seres que subsisten entre las enfermedades y la pobreza.
Así mismo, hay grupos que vienen a enseñar a campesinos a trabajar en cooperativas y producir para su propio mantenimiento, como el “Rancho Ebenezer”, agropecológico de especies menores, que bien puede servir como modelo a seguir para muchas comunidades campesinas en este país.
Es encomiable la labor del Departamento de Regulación del Ministerio de Salud, en donde María de los Ángeles Alvarado y otros miembros del personal coordinan y vigilan el cumplimiento de los requisitos de validación del ejercicio médico, el vencimiento de medicamentos y las condiciones de los equipos que vienen, lo que conlleva una gran responsabilidad. Aún así hay un porcentaje de grupos que evade estos trámites en forma clandestina.
Según estadísticas, se puede decir que llegan a Nicaragua casi cuatrocientas misiones médicas anuales, las cuales requieren de coordinación y control, incluso de parte del personal de hospitales y centros de salud.
Este asunto de las misiones con amor o turismo humanitario es un tema tan interesante, que merece otro capítulo, en el cual daremos más detalles sobre el impacto económico y su diversidad.
agallardprio@yahoo.com