Opinión

La incredulidad y el asombro: el debate del aborto terapéutico


María Estelí, con seis meses de embarazo, se quedó estupefacta frente al televisor. Se le llenaban los ojos de lágrimas como asombro de los comentarios y posiciones de nuestros padres de la patria cuando debatían de la pertinencia o no de la despenalización del aborto terapéutico en nuestra legislación. Ya la noticia la habíamos leído por los medios de comunicación, sin embargo, no es lo mismo leerlo que verlo. La Asamblea Nacional de Nicaragua había penalizado todo tipo de interrupción del embarazo con medidas severas a quien lo intentara y lo facilitara. El retroceso jurídico se remontaba al siglo XIX, desde cuando nuestra legislación había permitido dicha eximente.
El aborto, como se ha referido en múltiples comentarios, es un tema sensible que involucra espacios religiosos, políticos, científicos y sobre todo el espacio individual del ser humano. Por ello, el derecho y la ley tratan de mantener una objetividad de las situaciones generales, estableciendo normas y excepciones para asegurarse de que se imparta justicia y no se atente contra casos particulares. En este sentido, no hace mucho a mi familia nos tocó afrontar un caso delicado como fue el embarazo ectópico de mi hermana. Este embarazo se produce en las trompas de Falopio y no el útero como corresponde. Sin conocer su estado de gravidez, mi hermana acudió donde el doctor a consultarle sobre unos intensos dolores que sentía, el ginecólogo sin titubear le comentó que tenía un embarazo ectópico y que inmediatamente tenía que intervenirla ante una inminente hemorragia luego de cortarle una de las trompas. En este caso, los doctores le pudieron salvar su vida cuando todavía no se había aprobado penalizaciones al respecto, aunque no fue así el caso de otras mujeres que en condiciones muy parecidas no les permitieron su atención médica en el hospital y tuvieron que morir desangradas (http://www.elnuevodiario.com.ni/2006/11/04/nacionales/33015).
A pesar de que la Asamblea Nacional se pronunció a favor de la penalización del aborto terapéutico, no significa que el debate ha culminado. La discusión e información oportuna deben mantenerse más allá de las consideraciones del derecho canónico no sólo a nivel nacional sino también internacional. Así, por ejemplo este tema ha dejado de ser un tabú a nivel mundial donde organismos internacionales han iniciado a debatirlo como el Comité de Derechos Económicos y Sociales de la ONU (CDESC) que ha recomendado a los Estados legalizar el aborto en ciertas circunstancias, “por ejemplo, cuando el embarazo es el resultado de violación o de incesto, o cuando la vida de la mujer corre peligro” (CDESC, observaciones finales sobre Chile, U.N. Doc. E/C.12/1/Add.105 (2004), párrafo 25 y Kuwait, U.N. Doc. E/C.12/1/Add.98 (2004), párrafo 43). De la misma manera, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha dado muestras de comentar sobre el tema al crear una nueva relatoría especial para temas de la mujer. Sin embargo, es muy difícil que se pueda brindar una tutela efectiva a tiempo desde estos organismos sin haber transcurrido una tragedia.
María Estelí y yo decidimos traer a este niño con mucho amor, sin embargo, temo que por alguna complicación no sea posible su atención por las autoridades hospitalarias aduciendo la penalización del aborto terapéutico. No me imagino el dilema y la situación de mujeres de escasos recursos del ámbito rural que tengan que acudir de emergencia a su centro y se les niegue su atención. Por alguna razón más de 197 legislaciones a nivel mundial tienen la excepcionalidad del aborto terapéutico y en nuestro caso ni en tiempos del general Santos Zelaya se había aprobado una moción como la realizada por nuestra Asamblea Nacional el 13 de septiembre del presente año. Me gustaría como ciudadano, y como futuro padre, que los diputad@s tuvieran la decencia de explicarnos sus consideraciones, habiendo obviado la posición de la sociedad médica nacional y de la laicidad del Estado, y tomar responsabilidad por primera vez ante su electorado.
*Aprendiz de Barista
pauniobregon@gmail.com