Opinión

Entre la espada y la pared


Siendo que mi último artículo de opinión se refiere a la unidad democrática, éste podrá parecer en contraposición al anterior, debido a lo contundente del tema: LOS CENIS.
Los partidos políticos, la Coordinadora Civil, la Contraloría y la Fiscalía de la República deberán tomar acciones y posición clara y determinante en el asunto.
En artículos anteriores el suscrito ha sido preciso al señalar que el ex ministro de Hacienda y Crédito Público está involucrado en los pasos que se dieron hasta llegar a la subasta de los bienes del Estado, pasando por la reingeniería y otros términos económicos que llevaron a la erogación de más de 500 millones de dólares.
Hoy debo ser coherente con lo señalado antes y pedir, como lo hice en fechas 31/05, 31/07 y 10/05 de 2006 (publicaciones de mis artículos en EL NUEVO DIARIO), que el señor Eduardo Montealegre Rivas demuestre que es inocente de los cargos que le hace por el momento la Contraloría, y probablemente luego la Fiscalía. Dichos cargos conllevan presunción de responsabilidad penal y otras responsabilidades de tipo administrativo.
En dichos artículos expresé mi opinión, siempre con criterio apolítico. Debemos leer lo escrito por Eloísa Ibarra, quien lo entrevistó, y todos los nicaragüenses recordamos la actitud del señor candidato entonces y ahora diputado con inmunidad en el sentido de negar responsabilidad alguna, o bien insistir en que lo hecho entonces fue correcto y hasta le ahorró al Estado más de 36 millones de dólares. ¡Eso ni él mismo se lo cree! Ver END 9, 10 y 11 de mayo de 2006.
No es justo que ayer se haya condenado sólo a uno, cuando era públicamente conocido que habían muchos ex funcionarios pegados con la huaca y otras actividades similares. Bien podemos decir hoy que el banquillo de los acusados espera a otro pez gordo que se ufana de ser un banquero honrado. ¡Demuéstrelo amigo!
Para refrescar la memoria de aquellos que ingenuamente creen que al “Comandante” se le escapará esta nueva oportunidad para amarrar las dos bancadas de 52 diputados, se equivocan. Y si le perdona a través de cualquier subterfugio legal o instrucciones especiales a su gente de “no proceder” cobrará con creces el favor. Así lo hizo con el primero y vimos los excelentes resultados, el ascenso al poder. Para confirmarles mis presunciones procedo a copiar íntegramente el siguiente párrafo, señalando su origen:
“No podemos cerrar los ojos frente a determinadas denuncias de corrupción. Tenemos que impulsar investigaciones serias, y a fondo, de las quiebras bancarias, emisión de CENIS, reclasificación de cartera y subasta. Lo haremos con un criterio técnico y no político…” Página 35, último párrafo del Programa del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, el cual fue presentado por el candidato (entonces) Daniel Ortega en el acto de clausura del Congreso FSLN sesión “Sandino la Victoria” 28 de mayo 2006. Como podremos observar, siguen pasando cuentas y cobrando facturas.
Finalizo este artículo haciendo nuevamente un llamado a las fuerzas democráticas, exhortándoles para que aprendamos la lección que nos está enseñando el adversario. Con un partido de constitución monolítica, apenas un 30% (o menos) del universo electoral, ha podido gobernar desde abajo, desde arriba y desde donde lo pongamos. Debido a la disciplina partidaria, unificación de criterios al momento de votar por su candidato e indiscutida habilidad de su líder. Éste nos receta sus políticas enigmáticas, confrontativas y populistas desde 1984, sin que el resto de los nicaragüenses (70%) “ni cuillo” digamos. Y para colmo nos receta tremendo purgante que debemos tomar, digerir y evacuar por largos cinco años.
Para obtener la unidad democrática el ALN debe aprender la lección que el PLC no se sabe y juntos al que si la conoce --el MRS-- tomen cábula para rescatar la democracia que empezamos a vivir el 25 de abril de 1990, retomando el poder en 2012.
acastell46@yahoo.com