Opinión

El invento del año: la mochila antibalas


La edición en internet de USA Today, uno de los periódicos de más difusión en el mundo, incluía en uno de sus últimos ejemplares una inusual noticia: unos ingeniosos ciudadanos estadounidenses, identificados como “dos padres de Massachusetts”, han inventado una mochila antibalas para proteger a sus hijos de posibles atentados con arma de fuego, como la triste y famosa masacre de la escuela de Columbine.
Éstos aducen que si el alumno tiene su mochila cerca o debajo del pupitre, la puede coger por las bandas, como si fueran un mango, y convertirla así en escudo protector. Esta mochila, cuyo nombre comercial es My Child’s Pack, se vende por 175 dólares. Se caracteriza por poseer una placa acorazada en su parte posterior. El anuncio indica: “La placa acorazada es similar a la del chaleco antibalas utilizado por los militares y la Policía… y es tan ligera que un niño puede llevarla formando parte de su mochila del colegio”. Se añade que, según los estudios efectuados, “puede proteger contra ciertas amenazas, incluyendo armas de 9 mm”.
Hasta aquí, esquemáticamente, la noticia. Pero su sorprendente interés aumenta cuando se leen los comentarios publicados por los lectores, lo que aporta una breve radiografía de la sociedad estadounidense, si bien la muestra es desequilibrada y relativamente pequeña.
El primer aspecto que se advierte es una explosión generalizada de patriotismo contra las pocas voces críticas que se avergüenzan de que en EU sea posible hablar sobre tal artilugio, que la opinión mayoritaria en el mundo civilizado tendría por monstruoso.
Frente a quien escribe: “Hay que preguntarse si estamos viviendo en EU, la nación más rica y próspera de la Tierra, o en un infernal agujero africano, destrozado por la guerra civil”, hay quien responde, orgulloso: “Nuestra Constitución nos da el derecho a defendernos con armas. Y el que no quiera vivir en este país, que se vaya. Nos alegraremos mucho. Que se vaya a uno de esos países perdedores que carecen de derechos humanos, como Asia. ¡Dios bendiga a América! (entiéndase a EU)”.
Para apoyar las leyes que protegen la tenencia privada de armas en EU, hay un lector que se permite advertir que “la legislación de Hitler sobre armas facilitó la masacre de unos millones de judíos, homosexuales y gitanos…”, imaginando que si todos ellos hubieran estado bien armados no se hubieran dejado apresar por las SS y no hubieran muerto gaseados en los campos de concentración nazis, mostrando así sus hondos conocimientos de la historia del siglo XX.
Revela bien la mentalidad del estadounidense típico el padre que escribe: “¡Gastarme US$175 en una mochila! Mejor es gastar US$100 en un revólver para que lo lleve mi hijo a la escuela. Para matarles a ellos antes de que ellos le maten a él”. La crítica viene enseguida, pero, para sorpresa del lector, por un camino insólito, pues el comentario continúa así: “¡Qué país divertido éste!, todo por el dinero”. Aunque no indica en qué mercado clandestino de armas de segunda mano podría encontrar un revólver en buen uso por sólo US$100, se deduce que pagar US$75 de más es lo que realmente molesta al ciudadano en cuestión y no que su hijo deba ir armado al colegio.
Con un sentido algo pesimista de la convivencia escolar, alguien comenta con humor: “¡Qué buena idea! Los matones del colegio atacarán a los niños para quitarles las mochilas de US$175, en las que podrán guardar los zapatos de baloncesto que han robado a otros alumnos”.
Hay quien se preocupa por la legislación antiterrorista: “Si en muchas escuelas se exige ya que las mochilas sean transparentes, ¿cómo se compagina esto con la placa acorazada?” ¿Imaginan el día en que se exija a todos los niños llevar mochilas transparentes al colegio? La obsesión por la seguridad estará llegando a los límites de la más increíble paranoia. En esas condiciones, lo mejor será que los niños estudien en sus propias casas, atizando el deseo permanente de muchos fundamentalistas de diversos orígenes, que desconfían de la educación impartida por los órganos oficiales de enseñanza.
Si cuando al regreso de las vacaciones va a comprar el equipo escolar de su hijo y advierte que la mochila le sale por un ojo de la cara y, además, pesa algo más de lo normal, ya sabe lo que tiene entre manos: el último producto del frenesí por la seguridad personal. Eso sí, made in USA en tanto que su fabricación no se “deslocalice” a China.

*General de Artillería en la Reserva
ccs@solidarios.org.es