Opinión

FSLN


I
Durante dieciséis años de una noche tenebrosa, oscura y neoliberal de la que gracias a Dios acabamos de salir, tuvimos oportunidad de oír frases y ser testigos de mensajes que a continuación decimos:
El FSLN es cosa del pasado. Ya nadie volverá a votar por su regreso. El “Ratoncito” en un spot televisivo pagado con fondos de la “Nueva Era” aseguró que nadie por esa basura votaría, mientras simbólicamente a una papelera bolsas lanzaba.
Un patrón de viva voz a sus 220 empleados encuestó y, ajeno al huehuense, feliz les creyó cuando escuchó que ninguno de ellos por el FSLN votaría.
II
Pero más de un cuarenta por ciento de nuestro terco y obstinado pueblo ha votado y sigue votando por el sandinismo (FSLN+MRS).
Algunas personas se preguntan cómo puede nuestro pueblo tener tan poca memoria y ser tan ignorante de nuestra historia, que a pesar de lo que vivimos sigue tan campante votando por el FSLN.
Ninguna de nuestras cuatro manos milita en el FSLN, sin embargo, lo que nosotros no entendemos es por qué no habemos más nicaragüenses que por el sandinismo votemos. En el sandinismo incluimos al MRS, porque creemos que a pesar de las divergencias entre sus dirigencias, en sus bases existen vasos comunicantes entre ambas corrientes de ese pensamiento, a pesar de sus contradicciones.
IV
Creemos que cuando la derecha se queja de que el pueblo olvida el pasado, lo hace porque somos un país con dos historias y cada lado aparta de su memoria lo que no le gusta de lo que ha pasado.
Digamos la historia que estas cuatro manos conocemos y recordamos. Dos manos votamos por el FSLN, y por el MRS la otras dos, porque no olvidamos los cincuenta años de somocismo respaldado por Washington, ni lo que en metros cúbicos de sangre costó llegar al 19 de julio.
V
No olvidamos ni a Rubén Darío ni su Oda a Roosevelt. Votamos por el sandinismo porque recordamos la gesta de Sandino, porque recordamos a Espartaco, la Comuna de París y la guerra que catorce naciones bautizaron de GUERRA SANTA y como buitres se lanzaron contra la naciente Unión Soviética.
VI
Por Zeledón, por José y Farabundo Martí, por Arbenz, Allende, Roldós y Omar Torrijos. Votamos por el Che. Votamos por el FSLN como rechazo al terrorismo de Washington contra Grenada, contra la masacre de El Chorrillo en Panamá y contra la guerra fratricida que Washington financió en nuestro país.
No votamos ni votaremos por ningún candidato que le convenga a Washington, sea el “Churri” o el “Ratoncito”, porque no olvidamos nuestra historia.
VII
Votamos por nuestro hermano Jorge Vogl Montealegre. Contra la injusta relación Norte-Sur. Por los aciertos de Daniel a pesar de sus errores, a pesar de su intransigencia que ha distanciado valiosa esencia del FSLN.
Por Henry Ruiz a pesar de lo modesto de Modesto. Por el MRS aunque quisiéramos que resolviera las contradicciones y se uniera con el FSLN y así fusionar aunado un doble voto de nuestras cuatro manos.
VIII
Pero si lo anterior no bastara, no olvidaríamos la causa de nuestro hermano Jorge y prometemos no olvidar jamás ni a los alfabetizadores desarmados que fueron asesinados, ni cómo a Belgrado arrasaron, a Yugoslavia descuatizaron, por qué contra Bagdad se ensañan y se proponen descuatizar a Irak, ni que ganamos una excepcional batalla en La Haya contra el terror que nos impuso Washington, ni las masacres en Vietnam, ni cómo deshumanizaron Hiroshima y Nagasaki.
Ni lo que omitimos aquí, ni lo que no conocemos pero bien sospechamos, ni la noche oscura de ácidos racimos y fúnebres ramos de dieciséis años que si nos descuidamos retornarán.
IX
Porque somos optimistas irredentos te pedimos Oh Dios, Oh Alá, Oj-alá, Mach Alá, que no retorne ni uno solo de estos dieciséis odiosos años neoliberales, oscuros y tenebrosos.
Amén.
Managua, bajo un húmedo inicio del mes Patrio.
elsavogl@ibw.com.ni
Neville Cross y María Elsa Vogl
Miembros de Centro Nicaragüense de Escritores.