Opinión

Financiamiento a productores: Hambre Cero


En mi rico y empobrecido país la política es la ciencia que produce el parasitismo y el hambre, es la técnica de corromper lo sano y lo sencillo. Dios ama a Nicaragua y nos está dando la oportunidad con esta paz de salir del hambre y de la pobreza y no cometer los mismos errores.
Nicaragua, tierra de lagos y volcanes, llena de hombres y mujeres de campo, productores empobrecidos que con un financiamiento justo de fomento agropecuario sacarían del hambre no sólo a este país sino a toda Centroamérica. Pero por razones políticas, populismo o ignorancia queremos inventar el agua helada.
Yo quiero como ciudadano no tener que cambiar Nicaragua nunca por EU, ni Pochomil por Miami, ni un pinol por una Coca Cola, ni un quesillo de Nagarote por unas hamburguesas.
Qué hacemos entregando una vaca si no damos el toro para cubrirla, el pasto para alimentarla, la asistencia técnica para producir, por lo tanto serían técnicamente programas que nacen fracasados y esta vaca en vez de dar leche va a dar lástima, y al final terminará en la cocina.
La solución al hambre
Primero: brindar asistencia técnica a pequeños y medianos productores, financiando al 5% el ganado de crianza, y al agricultor brindarle el 8% para sembrar frijol, maní, maíz, etc.
Segundo: financiar pequeñas y medianas empresas de agroindustria para tener valor agregado a los productos de exportación, y así en vez de exportar madera exportemos muebles, en vez de exportar cuero exportemos zapatos y carteras.
Nicaragua necesita desparasitarse de tantos diputados inoperantes, así como mandar al Ejército a hacer caminos productivos y no sólo atender sus negocios. La Policía de Tránsito debería hacer presencia a la hora de salida en las escuelas. Las remesas familiares al país hay que ponerlas a trabajar y que no sólo sean para autoconsumo. Nuestro destino, nuestra hambre y nuestra pobreza podrían ir desapareciendo si volvemos a la cultura del trabajo y evitar que sigan emigrando nuestros hijos.
* Zootenista