Opinión

La oración de un niño


Esta oración puede identificarse perfectamente con los niños de diferentes sectores de nuestra sociedad que sufren abandono, aun contando con sus padres todo el día.
Padre celestial, tú que eres bueno y guardas y proteges a todos los niños sin distingo de colores o condición social.
Quiero pedirte un enorme favor: transfórmame con tu poder en un televisor. Para que mis padres me estimen como lo estiman a él, para que me miren con la misma pasión con que mi mamá mira su telenovela preferida o papá el noticiero.
Quiero hablar como algunos periodistas o animadores que cuando lo hacen, toda mi familia calla para escucharlos absortos con atención y sin interrumpirlos.
Quiero sentir sobre mí la preocupación que tienen mis padres cuando la tele se daña e inmediatamente llaman al técnico.
Quiero Señor ser televisor para ser el mejor amigo de mis padres y su juguete favorito.
Padre celestial, por favor, permíteme ser televisor aunque sea por un día.

* Pastor en San Rafael del Sur.