Opinión

9 de agosto, Día Internacional de las Poblaciones Indígenas


Un merecido homenaje en su día a los pueblos indígenas de Nicaragua, Miskitos, Matagalpas, Creoles, Chorotegas, Garífunas, Nahuas-Nicaraos, Ramas, Sutiabas, Monimbó y Sumu-Mayangnas.
Los pueblos indígenas del mundo están de fiesta, ya que realizan la 13ava conmemoración del Día Internacional de los Pueblos Indígenas hoy 9 de agosto del 2007. Pero antes de festejar tendrán que invocar a los espíritus de los millones de indígenas torturados, asesinados, desaparecidos o exterminados durantes años de conquista y dominación.
La cuestión de las poblaciones indígenas ha sido estudiada desde 1920, cuando los pobladores autóctonos americanos se pusieron en contacto con la Sociedad de las Naciones. Sin embargo, en aquel acercamiento no hubo grandes resultados. Posteriormente, ya en el seno de las Naciones Unidas, los pueblos indígenas hicieron llamamientos esporádicos sin muchos logros, pero por sus inclaudicables luchas y perseverancia alcanzaron resultados positivos.
Hoy más de 300 millones de personas forman alrededor de 5,000 poblaciones indígenas en 70 países del mundo, y lamentablemente gracias a que han estado sometidas a la opresión, exclusión de los procesos de toma de decisiones, marginación, explotación, persecución, asimilación forzosa y represión cuando tratan de defender sus derechos, las Naciones Unidas se ocupan de forma creciente en promover los derechos de los indígenas.
En ese marco histórico, la Asamblea General decidió en 1994 establecer el Día Internacional de las Poblaciones Indígenas, que se celebra el 9 de agosto de cada año durante el Decenio Internacional de las Poblaciones Indígenas del Mundo. Un Segundo Decenio de proclamó en 2004. El objetivo de éste es seguir fortaleciendo la cooperación internacional para la solución de los problemas que afrontan las poblaciones indígenas en esferas tales como la cultura, la educación, la salud, los derechos humanos, el medio ambiente y el desarrollo económico y social.
En 2000 la Comisión de Derechos Humanos adoptó una resolución que establecía el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, la cual fue aprobada. El mandato del Foro Permanente es examinar las cuestiones relativas a su desarrollo. Desde la Cumbre para la Tierra, celebrada en 1992 en Río de Janeiro, Brasil, se marcó un momento histórico para las poblaciones indígenas ya que veinte representantes indígenas elegidos por poblaciones autóctonas de todo el mundo hablaron directamente desde el estrado de la Asamblea General. En esa ocasión expresaron sus preocupaciones ante el deterioro de sus tierras y del medio ambiente, así como las condiciones actuales de sus pueblos y los esfuerzos que serán necesarios para captar la atención internacional y lograr una mejor vida para las poblaciones indígenas de todo el mundo.
En el mismo se destacó el papel y beligerancia de las poblaciones indígenas y sus propuestas de actuación. Estas poblaciones detentan un conocimiento avanzado, relacionado con la preservación de los recursos naturales y el medio ambiente, el uso y su gestión. Sus particulares sistemas de vida y prácticas a menudo no son tomados en consideración por los actuales sistemas políticos, legales, científicos. Cometiéndose un gravísimo error, imponiéndose medidas en contra de las poblaciones indígenas, que se ven obligadas a seguir luchando por sus derechos sobre los recursos que han aprovechado y protegido por siempre...
La situación de los pueblos indígenas después de decenios de lucha hoy presenta un panorama sociodemográfico que no es el más favorable que deseáramos, pero ciertos objetivos se han alcanzado. Al menos existen nuevos estándares nacionales e internacionales sobre sus derechos individuales y colectivos, de aplicación obligatoria para todos los Estados. Además, ahora los pueblos indígenas son en cierta medida sujetos sociales y políticos, mucho más activos y se acercan cada día más a ser tomados en cuenta en las políticas públicas de sus Estados, a pesar que persisten la inequidad y desigualdad floreciente en el marco de la discriminación estructural y especificidades culturales de los países.
El sexto Foro Permanente de la ONU para Cuestiones Indígenas, que duró dos semanas, finalizó el 25 de mayo de 2007, con la participación de más de mil 100 indígenas de unos 70 países. En este encuentro se abordaron asuntos vinculados a territorios, tierras y recursos naturales. Y lo más importante es que hizo un llamado a la comunidad internacional para la adopción de la Declaración sobre los Derechos de estos pueblos, ya aprobada a nivel del Consejo de Derechos Humanos (CDH). Por eso para los pueblos indígenas, cuando el mundo apruebe la declaración sobre sus derechos será un acontecimiento como la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948.
Rodolfo Stavenhagen, relator especial sobre la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los indígenas, en su importante intervención efectuada en mayo en el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, se refirió a diversos temas como el panorama general de los derechos humanos de los pueblos indígenas, los pueblos aislados, la Declaración Internacional sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU. Asimismo, resaltó algunas tendencias de la situación actual de los derechos de los indígenas en diversas partes del mundo como son: la disminución continua de las tierras y territorios indígenas, incluyendo la pérdida de control sobre sus recursos naturales, un proceso intensificado por las dinámicas de la economía globalizada, en particular por las nuevas y cada vez más acentuadas formas de explotación de recursos energéticos e hídricos, el impacto ambiental de las industrias extractivas, la extensión de las economías de plantación, la destrucción de los últimos bosques originarios del planeta debido a la tala desenfrenada.
Además, aseguró que son todos procesos que golpean especialmente a los pueblos indígenas y que dan lugar a violaciones masivas de sus derechos humanos, siendo dramática la vulnerabilidad de los pueblos indígenas y tribales frente al despojo de sus tierras en beneficio de las empresas de plantaciones comerciales y por la construcción de megaproyectos que tienen considerables impactos ambientales y sociales, no siempre benéficos para la población local.
El informe de la Cepal 2006 lo reafirma al aseverar que América Latina se caracteriza por ser una región pluriétnica y pluricultural. En la actualidad existen 671 pueblos indígenas reconocidos por los Estados, se estima que la población indígena de la región supera los 30 millones de personas (según censos de 2000).
Brasil, Perú, México, Bolivia y Guatemala son los países que tienen más población indígena, fluctuando entre los 8.5 millones, mientras que en Nicaragua, Honduras, Argentina, El Salvador, Panamá, Paraguay, Costa Rica y Uruguay la población indígena no supera los 500,000 habitantes.
Recientemente ha surgido una nueva visión que se sustenta en las cualidades positivas de las culturas y sociedades indígenas. Los indígenas están trabajando con diferentes organismos nacionales e internacionales, para promover la participación y la inclusión de los pueblos indígenas en todo el mundo, en un proceso de desarrollo sostenible cuyos principales objetivos son: reducir la pobreza y promover el desarrollo sostenible, formar capacidades para el autodesarrollo entre los pueblos indígenas, fortalecer y mejorar los marcos institucionales y normativos, demostrar el importante papel que desempeñan los pueblos indígenas en el manejo de ecosistemas frágiles y en la conservación de la biodiversidad y difundir la experiencia adquirida.

*Coronel (R)
Altos Estudios Militares
Abogado y notario público y
especialista ambiental