Opinión

Misiles Sam para el tío Sam


Sherlock iba de mal en peor, pues por más esfuerzo que hacía para caminar, sus patas traseras no respondían a su coraje y nobleza; se entrecruzaban y lo hacían tropezar, al punto de hacerlo caer sentado, y cuando se echaba en el suelo, le costaba levantarse. La preocupación de los caminantes era un secreto a voces, pues no querían herir el orgullo de aquel legendario perro, ejemplo para humanos, y en consideración suya lo que hacían era, con disimulo, caminar despacio. Caresol había dicho que la edad de los perros hay que multiplicarla por siete, para saber su equivalencia humana. De manera que Sherlock ya tenía pasaditos los setenta años. Preocupado, Sanjinés comentó: “No en toda persona es igual, pues yo ya los pasé y todavía no arrastró los pies. Aunque eso sí, ya no mastico lo mismo que antes”.
Caresol estaba hasta que rascaba: “Pues lo que soy yo, tendré otros problemas, como ése de no poder dormir solo, pero si se trata de masticar, ni compañía necesito. Pero bueno, me alegra que hayamos tenido consenso en considerar muy, pero muy positiva, la propuesta del presidente Daniel Ortega al Tío Sam, de intercambiar 651 misiles Sam-7 por equipos y material médico. Como quien dice se encachuchó a los gringos dándoles de su propia medicina sin tener que recurrir a discursos demagógicos ni al sectario apoyo de los Consejos de Participación Ciudadana, y conste que soñé que había unos Consejos de Participación Ciudadana buenos, que habían averiguado y denunciado la realidad de las extorsiones de Tola y otros arreglos hechos en la Secretaría; que habían regresado dinero y tierras mal habidas, sobre todo aquéllas de militares retirados que las tuvieron que mal vender por no saber asumir deudas; que habían investigado y denunciado fraudulentos capitales de la nomenclatura; que habían hecho públicas las propiedades y acciones de políticos de izquierda y de sus testaferros; y que habían desmontado y enviado al infierno a toditita la Corte Celestial”.
Pese a la generalizada preocupación por Sherlock -cuya salud ponía en peligro el futuro de estas Pláticas de Caminantes- aquel sueño de Caresol tuvo el efecto de un cordial en el espíritu de todos, y Watson daba vueltas alrededor de Sherlock celebrándolo y tratando de animar a su viejo amigo y maestro, quien contento hasta apresuró su dificultoso paso. El de Managua dijo: “Lo de los misiles Sam para el Tío Sam ha demostrado que no se necesita el estado policial de los Consejos de Participación Ciudadana para que el pueblo pueda estar de acuerdo con los actos de buen gobierno. Creo que hasta un gobierno tan troglodita como el de Bush, comprenderá lo sensata que es la propuesta del presidente de Nicaragua, y no se le ocurrirá ahora darnos a cambio de los 651 misiles, 651 cartones de Marlboro y 651 Hot Dogs.
Aunque hayan dicho que nos van a dar algo, lo que soy yo, hasta no ver no creer”. El de Masatepe secundó: “Pues yo también soy como el apóstol Tomás, el Mellizo, y no solo quiero ver el equipo producto del trueque, sino que los gringos dejen de querer quitarnos los restantes misiles pendejos que nos quedan, pues al paso que vamos van a querer que compremos fuegos artificiales chinos para defendernos. Es más, quiero finalizar diciendo que no tengo idea de cuál es el valor aproximado de esos 651 cohetes, aunque estoy seguro que la sensatez y la cordura de Daniel ya superó dicho valor”.
“Y que no se diga -intervino Roberto Currie- que por reconocer un acto de buen gobierno somos caudillistas, pero nobleza obliga, y la ecuanimidad se basa en llamar al pan pan, y al vino vino”. Antes de tomar nuevamente la palabra, Caresol, que aquella mañana era un sol de iluminado, se pasó varias veces la manga de su camiseta sobre su cabeza, para acabar diciendo: “Este gesto de Daniel lo veo tan bueno como el de Raúl Castro cuando le ha tendido la mano a la administración que suceda a la de Bush. Ambas actitudes hasta parecen cosas mías. ¿Pero a propósito de los misiles, no creen ustedes que nuestro vicepresidente viaja a Taiwán para comprar triquitraques que repongan a los misiles? Todo es posible, digo yo. No se olviden que en EL NUEVO DIARIO del 10 de agosto, salieron unas declaraciones de Don Jaime.
Morales Carazo donde nos ilustra sobre el imperialismo amarillo de China Continental, en la cual, tuvo el valor de decir, impera una corrupción gigantesca, PORQUE NO HAY LIBERTAD DE PRENSA NI DE ASOCIACION. ¿Será que subliminalmente nos quiere prevenir de lo que nos puede ocurrir si nos dejamos imponer el imperialismo chicha?

Jueves, 9 de agosto del 2007.