Opinión

Software libre, alternativa tecnológica


Vivimos en la era de la economía del conocimiento, por lo cual éste se ha convertido en un bien de gran valor. Entonces, para obtener conocimiento es necesario invertir económicamente, por lo tanto, quien tenga mayor poder adquisitivo podrá adquirir mayor conocimiento.
El negocio del software no varía mucho de este concepto. Las empresas crean soluciones de software cerrado, con la intención de crear su propio monopolio del conocimiento. De esta manera dichas empresas son el único recurso para obtener actualizaciones, modificar el programa e impartir conocimiento sobre la utilización de éste. Esto no puede ser bueno para la empresa que adquiere la solución informática ni para la sociedad, puesto que el software es necesario para utilizar la mayoría de los dispositivos electrónicos de uso cotidiano, que se han convertido en parte esencial de nuestras vidas. Entonces, al igual que dependemos del petróleo como fuente de energía y estamos a merced de los precios que imponen quienes dominan el mercado, así dependemos de quienes controlan el futuro de los productos de software cerrado.
El software libre rompe este esquema al proponer un nuevo paradigma, la propuesta en general consiste en que al adquirir la solución informática, se adquiere también el código fuente del programa, lo cual permite a quienes adquieren la solución estudiar su funcionamiento interno y adaptarlo a las diferentes necesidades que puedan surgir en el futuro. Así la empresa se convierte en parte del proceso creador del software, ya que ésta lo puede modificar sumándole nuevas funciones a medida que sean necesarias.
Este paradigma plantea una nueva vía para adquirir conocimientos, ya que, si bien no se tiene el poder adquisitivo para obtener el conocimiento de la viva voz de los expertos creadores del sistema, es posible estudiar el código fuente, entender de esta forma su funcionamiento interno y así poder convertirse en proveedor de conocimiento. Este método de aprendizaje ayuda a incrementar la inteligencia y la voluntad puesto que demanda un compromiso personal. Empero, estudiar el código fuente no es la única forma de comprender el funcionamiento de un programa de código abierto o libre, ya que existen grandes comunidades de usuarios en el mundo que utilizan soluciones de software libre y están dispuestas a compartir su conocimiento. Entonces, el software libre nos ayuda a aprender a vivir en sociedad, a colaborar como grupo y a crecer para la convivencia.
Así que, es posible que el software libre ayude a cerrar la brecha en la desigualdad existente en la sociedad en relación a la capacidad para adquirir conocimiento. También provee mayores alternativas a las empresas en lo que se refiere a la adquisición y mantenimiento de soluciones informáticas, puesto que no están atadas a una sola empresa.
Por lo tanto, el gobierno debería al menos realizar una investigación sobre la viabilidad de implantar software libre o de código abierto, asumiendo que esto conllevaría un ahorro en el pago de licencias, puesto que no es correcto que un gobierno utilice programas cuya licencia no ha adquirido. Entonces en lugar de vivir al margen de la legalidad, tanto el gobierno como las empresas deberían buscar alternativas tecnológicas que puedan resolver sus problemas, alternativas que no requerirán la intromisión de terceros en las operaciones de la empresa.
* Ingeniero en Computación