Opinión

La justicia debe aplicarse, sin argucias legales


Poner en la calle a un ciudadano extranjero, cuyo estatus desconocemos, que dice es nacido en USA de madre latina y padre nórdico y que ha cometido un ilícito penal gravísimo, no es una buena decisión del Tribunal de Apelaciones.
Ante un caso similar de un nicaragüense cometiendo el ilícito en Norteamérica, quisiera saber qué haría la Embajada de Nicaragua en USA. ¿Le permitiría todos los abusos que este señor cometió aquí? El principio jurídico de que “El lugar del hecho rige el acto”, “Locus regit actum”, debe respetarse. Aquí cometió el delito, aquí lo juzgamos, y aquí fue condenado y debe ser confirmada la sentencia de esa Juez valiente. No hay ningún asidero legal para juzgarlo en otra parte.
Las argucias, pericias en la preparación de la defensa y otros elementos que hoy quieren hacer aparecer en el proceso penal no son eximentes para evadir el pago, por el hecho punible cometido.
¿Qué corona tiene este joven para armar semejante escándalo a través de Internet, los medios noticiosos más leídos en USA y el mundo? ¿Por qué usa pretextos que no vienen al caso, como el de que “en un país comunista, un norteamericano es encerrado con criminales peligrosos”? ¿Por qué tanta propaganda anticomunista y anti-gringa, cuando de lo que se trata es de un caso de un delito contra la vida de las personas? Ha instalado más de seis vídeos en donde declara majadería y media sobre nuestro país.
Un delito de acción pública, perseguible a instancia particular en cuanto a la violación y de acción pública por cuanto al asesinato. Es tiempo de que la sociedad civil reaccione ante semejante irrespeto de toda una familia, invirtiendo no sabemos qué cantidades de dinero para lograr burlar la justicia humana y en especial la nicaragüense. ¿Qué pasa con las asociaciones de mujeres, la Red y otros gremios?
No estamos criticando el amor filial de los padres del sentenciado asesino en apelación actualmente, por ser loable, meritorio y hasta impresionante ver a una madre, padre y familia defender ese amor hacia su familiar.
Como diría Giovanni Papini: “El padre (o madre) hace por el hijo lo que no haría por ningún otro”.
Sin embargo, la justicia nicaragüense le encontró culpable y deberá pagar su crimen. Calificado y con agravantes: la premeditación, la saña, ventaja y crueldad al cometer el hecho punible. La juez de primera instancia actuó muy bien. Ahora le toca su turno al Tribunal de Apelaciones. ¿Vamos a permitir
que un extranjero nos venga a asesinar a nuestras mujeres?
Estoy completamente seguro de
que NO.
Hagamos que se respeten: nuestro país, nuestras leyes, nuestras costumbres y nuestras mujeres. ¡Punto!

acastell46@yahoo.com