Opinión

Cooperativas de pesca plantean sus preocupaciones


La situación precaria de la mayoría de las cooperativas de pesca artesanal y la actual depredación de los recursos marinos urgen una repuesta inmediata del gobierno y del nuevo Instituto de Pesca (Inpesca). Así lo plantearon miembros de cooperativas reunidos en un taller del Centro para la Economía Social (CES) junto con la Federación Nicaragüense de Pescadores Artesanales (Fenicpesca), los días 29 y 30 de marzo en Managua.
Los 40 cooperativistas y promotores discutieron sobre los temas de legislación, competitividad y responsabilidad social en el sector de la pesca artesanal, que está compuesto a nivel nacional por 366 cooperativas según los datos oficiales. Analizaron los serios problemas que entre otros tienen que ver con la falta de incentivos al sector, la burocracia estatal, uso de técnicas de pesca dañinas, la falta de empleo alternativo, la contaminación de las aguas del mar por empresas agrícolas, las mafias y monopolios que perjudican a la pesca artesanal.
Ante el nuevo Ministro del Inpesca, Stedman Fagoth, los pescadores participantes plantearon los siguientes problemas y demandas. Primero, mayor vigilancia y control de parte del Estado en relación con el problema del pirateo de parte de pescadores extranjeros (que extraen por medio de testaferros nicaragüenses), el uso de bombas y redes inapropiadas, la falta de control de los permisos de pesca y la aplicación de la veda de camarón y langosta en todo el territorio nacional.
Otros asuntos tuvieron que ver con la ética y responsabilidad institucional para reducir los problemas de soborno, maltrato y burocracia. Los pescadores demandan al Estado mejorar el comportamiento y la práctica de la fuerza naval: que los inspectores conozcan la realidad de los pescadores (o que sean pescadores los inspectores). Que los funcionarios del gobierno que trabajen para el sector pesca cumplan con sus responsabilidades y no sean funcionarios burócratas “de escritorio” y que refuercen su presencia en los territorios. Que divulguen el rol del nuevo instituto (Inpesca). Con la aplicación de la veda, que apliquen medidas compensatorias (subsidios o trabajos alternativos) en los territorios donde no hay otras alternativas de ingresos.
Otras demandas tuvieron que ver con la promoción de la competitividad y sostenibilidad económica del sector mediante la aplicación de los incentivos fiscales y la capacitación, contemplados en las leyes de Pesca 489 y la Ley General de Cooperativas 499, el fortalecimiento a la infraestructura de acopio, la legalización de la terminal pesquera a favor de las cooperativas de pesca artesanal en San Juan del Sur, mayor integración del sector pesquero artesanal en los proyectos de fomento a la pesca, turismo y proyectos de diversificación productiva, la aplicación del bono (de incentivos a la exportación de productos no tradicionales) no solamente a empresas exportadoras sino también a productores artesanales de pesca, que se reduzcan las cargas y trámites burocráticos para las exoneraciones de impuestos y de combustible. Urge facilitar el acceso de las cooperativas al crédito bajo condiciones justas y la creación del Fondo de Desarrollo de la Pesca Artesanal según lo escrito en la Ley 489 (capítulo 2, Arto. 106). Piden apoyo en la creación de infraestructura de acopio, procesamiento y comercialización directa para sus productos, así como caminos de acceso.
Por último, los pescadores demandan acciones de apoyo en el campo social como la de reforzar e implementar programas de gobierno en la áreas de educación y salud. De manera urgente necesitan que se impulsen programas de agua potable, letrinas, mejoramiento de viviendas, alfabetización y proyectos de economía de patio. Dado que la mayoría de las comunidades pesqueras están aisladas y excluidas, sería importante que el gobierno, a través del Inpesca, reconozca la contribución importante que este sector brinda a la economía nacional en relación con la seguridad alimentaria, generación de empleos y divisas, así como sus aportes con la cultura costera y costeña.

* Centro para la Economía Social