Opinión

Pros y contras del presidente Bush


I
Si buscamos por el lado de la inteligencia estamos en la pista equivocada, no es el más relevante atributo del presidente de USA.
Los récords académicos y militares que se pusieron bajo sospecha y nunca fueron suficientemente aclarados, no nos dan mayores indicios positivos en estos aspectos.
II
Al presidente de Estados Unidos habrá que medirlo por su eficiencia, y en este rubro es un maestro.
Quiso una presidencia y la consiguió en un conteo de Florida, obtuvo un segundo mandato inobjetable y una guerra; en esta aventura embarcó a medio mundo, incluso a don Enrique, quien mandó a Irak una muestra de tropas nicas. En este rubro logró su meta.
III
En el canal de TV C-SPAN el día 3 de abril de este año vimos la conferencia de prensa que brindó el presidente Bush para explicar por qué el Proyecto de Ley del Senado que exige el retiro de las tropas de Irak es un proyecto equivocado.
Equivocado porque retirarse de Irak es hacer fracasar la misión emprendida, que es derrotar a un enemigo que según él quiere hacerle daño al mundo democrático.
IV
No se trata de una guerra militar, sino de una guerra ideológica, aclaró, se trata de enseñarle a una sociedad tiránica que solamente existe una manera aceptable de gobernarse y es por medio del sistema democrático, abanderado de la libertad y respetuoso de los derechos humanos.
Sistema que a pesar de algunas contradicciones en la práctica, se enuncia en la Constitución de los Estados Unidos de Norte América.
V
Ahora sabemos que el objetivo de esa guerra no era eliminar las armas de destrucción masiva (que no se encontraron), sino instaurar un Gobierno que sea apoyado y trabaje por las mayorías, sustituyendo al anterior, que gobernaba para una minoría nucleada alrededor del tirano.
Cuatro años después no se han logrado estos objetivos, es decir ni la democratización ni el petróleo.
VI
El senador demócrata por Nevada, Harry Reid, líder del Senado, defendió el presupuesto presentado por el Senado que aunque le da jugosas sumas billonarias (mil millonarias en español) exige un cronograma para el retiro de las fuerzas norteamericanas de Irak.
Pero el presidente Bush es un maestro mediático y ha logrado enfatizar que los demócratas quieren perder la guerra, que es su obligación (de Mr. Bush) ganarla. Y que él no acepta que vayan a quedar desamparados los militares y no sólo vetará la propuesta demócrata, sino que enviará más tropas a Irak.
VIII
Hay que entender que la política exterior norteamericana la maneja el Ejecutivo y que el Legislativo maneja los fondos, y como el Presiente no acepta ni contempla retirar las tropas, éstas se quedarían sin balas ni comida, cosa que no vería con agrado la gran mayoría del pueblo norteamericano.
Se trata entonces de un forcejeo político en una coyuntura electoral donde el planteamiento republicano es ganar una guerra y el planteamiento demócrata es que esa guerra es demasiado costosa en vidas y recursos y que es mejor evitar esas muertes y destinar los recursos a salud y educación.
IX
El senador Reid defiende el proyecto del presupuesto diciendo que no se desampara a los militares, al contrario el presupuesto contempla cifras millonarias para ellos, pero afirma que en el fondo una cosa es apoyar con cuantiosos recursos a los militares y otra cosa distinta es apoyar una guerra basada en mentiras.
Pero el presidente Bush es un gobernante hábil, terco y perseverante, estaba acostumbrado a manipular a un Congreso subordinado y ahora tiene la tarea de manejar un Congreso superado por un escasísimo margen por la oposición, pero un Congreso dotado de la valiosísima herencia de la cultura política norteamericana donde la separación de poderes es parte esencial.
X
El presidente Bush fue eficiente en lograr un segundo mandato, siguió siendo eficiente en obtener apoyo a su guerra, derrotó y condenó a la horca a Hussein, pero no previó que en Irak iba a emular la tristeza del Inca que narra José Santos Chocano.
¡Ay, señor! - cierto día vendrán hombres muy blancos,
ha de oírse en los bosques el marcial caracol:
cataratas de sangre colmarán los barrancos,
y entrarán otros dioses en el Templo del Sol.
La mujer que has ideado pertenece a tal raza,
vanamente la buscas en tu innúmera grey,
y servirte no pueden oración ni amenaza,
porque tiene otra sangre, otro dios y otro rey.
XI
¿Lograrán las oraciones y amenazas dejar salir airoso al presidente Bush en este forcejeo? Nosotros creemos que va a poder seguir con su guerra, es un hombre muy hábil, pero en lo del matrimonio con la democracia y el petróleo iraquí se trata de un amor con un pueblo de otra raza otro dios y otra ley.
Es un infierno de muerte y dolor donde no se vislumbra solución ni salida ni final.
Viernes trece, en abril a una semana del matrimonio de nuestro hijo.
elsavogl@ibw.com.ni
Neville Cross y María Elsa Vogl
Miembros de Centro Nicaragüense de Escritores