Opinión

Petróleo vs. etanol


Posterior a la visita de George Bush y Hugo Chávez en diversos países latinoamericanos, se ha desatado una gran polémica a nivel regional, debido a que ambos mandatarios buscan congraciarse con los países de la región para ganar empatía y obtener el apoyo de los que se están beneficiando con los proyectos de los dirigentes políticos contradictorios en ideología. La verdad, a raíz de esta gira por Latinoamérica se ha despertado la inquietud ¿el etanol sustituirá al petróleo?
Quizás. Tengamos en cuenta que el petróleo es un rubro no renovable y que a corto o largo plazo puede dejar de existir. La carencia del mismo ha generado alzas en el mercado internacional; el error más grande en el mundo ha sido depender de un único biocombustible fósil (petróleo), éste ha generado una guerra (IRAK), debido a la cual tras excusas que no fueron lo suficientemente reales y que no tienen ningún elemento jurídico internacional que atañe esta lucha de poder, ha habido etnocidio en este país.
Aunque existan las buenas intenciones de ayudar a solucionar este problema, hay que estudiar la realidad. ¿Qué tan beneficioso será el etanol? ¿Llegaremos a depender de este biocombustible? ¿Obtenemos beneficios? ¿Es bueno cultivar caña de azúcar y procesarla para la obtención del etanol?
La realidad es que en Nicaragua los únicos que tienen etanol son los Pellas, este rubro es vendido a Unión Fenosa a US$50 para la generación de energía. Utilizando el pensamiento lógico, estimados lectores, quiero plantear lo siguiente:
Al cultivarse la caña de azúcar y destinarla para el etanol, ya sea en Nicaragua o en cualquier país de Centroamérica, no serán los campesinos quienes tengan las probabilidades de insertarse en el mercado, ya que no cuentan con tecnología apta para procesar la materia prima, pasarán a ser dependientes de los empresarios, debido que éstos tienen mayor índice de adquirir maquinaria sofisticada para procesar el rubro.
En un principio quizás sea factible producir etanol, sin embargo, hay que tomar en cuenta que al absolutizarse la caña de azúcar para la producción de etanol, conllevará al encarecimiento del azúcar a nivel internacional, así mismo al pasar en un futuro a ser dependientes del etanol conllevará un aumento en el poder adquisitivo del biocombustible, ahora bien valoremos cómo se manifestará en el ambiente, existirá una obsesión por cultivar la caña de azúcar, no simplemente para buscar alternativas viables para solucionar el problema, sino para que los ricos a través de la venta de esta “mercancía”, lo es porque tiene un precio, adquieran nuevas formas de obtener dinero a corto plazo, esto implica la explotación de las tierras, ahora más que nunca contaminarán nuestro ambiente con productos extremadamente dañinos para las personas como para la tierra, todo a base de obtener riquezas.
Para finalizar, quisiera decirle al presidente Bush que producir etanol a corto plazo no es viable, y que las próximas guerras serán por este combustible o por el agua, y la provocará el mismo país que prevé la inserción del biocombustible como sustituto del petróleo.
* Doctor en Derecho Internacional y Catedrático en Comunicación Social de la Universidad Complutense, Madrid, España