Opinión

Tres amigos


(El profesor, el periodista, el intelectual)

“En lo desconocido está la dimensión del hombre”
Andre Malraux

Profundamente emocionado y lleno de orgullo recibí la noticia de que tres amigos míos habían sido distinguidos con la Orden de la Independencia Cultural “Rubén Darío”, por el gobierno sandinista que preside el comandante Daniel Ortega: el profesor Ricardo Trejos Maldonado, el periodista Ignacio Briones Torres y el intelectual Aldo Díaz Lacayo. Tres hombres de raíces profundas, tres trayectorias nacionales, tres fuentes de progreso para el espíritu de la nación nicaragüense y tres amigos míos.
Conocí al profesor Ricardo Trejos Maldonado cuando era el responsable de la página de Opinión de EL NUEVO DIARIO en la década de los ochenta. Su trato amable, campechano saludable, siempre con ánimo de dar todo para concretar una idea que superara o mejorara un texto que impresionaba. Su conocimiento de la cultura popular nicaragüense y su habilidad para interpretar los hechos históricos del país junto a su visión progresista del mundo eran para mí factores que revelaban la calidad humana, artística, profesional y política del profesor Trejos Maldonado. Mi permanencia en Europa me había permitido obtener alguna experiencia en las salas de redacción de medios informativos, sin embargo, el profesor Trejos Maldonado en poco tiempo me enseñó la telaraña, el corre-corre y el levantado de texto con responsabilidad, astucia e inteligencia en un diario comprometido con sus lectores y la soberanía de un país. Nunca pudo, afortunadamente, el amigo profesor ocultarme sus valiosos conocimientos académicos, mucho menos pudo disimular su cordialidad y solidaridad con mi persona. ¡Bravo por el profesor Ricardo Trejos Maldonado y la cultura nacional!
Eran los años del exilio europeo, específicamente la década de los setenta. Una tarde, tal como solíamos hacer, reunidos varios compañeros latinoamericanos en una biblioteca en Estocolmo, soñábamos con el regreso a la “patria grande”; de repente un guatemalteco me extendió un ejemplar de Impacto, añadiendo que era un diario nicaragüense. Y así vi por primera vez impreso el nombre del periodista Ignacio Briones Torres. Al regresar a Nicaragua, en los ochenta, conocí en Barricada al luchador contra la dictadura, al infatigable hombre de prensa, al visionario de la letra impresa, al periodista de generaciones Ignacio Briones Torres. Muy pronto en los quehaceres del diario de la revolución iniciamos una fraterna amistad y Nacho (para los amigos) despertaba mi atención con su memoria y elocuencia sobre diversos acontecimientos nacionales. Su lucidez me estimulaba constantemente al evocar situaciones donde se amenazó la libertad de prensa en Nicaragua. De su vida aprendí un abecedario de normas para el ejercicio de un periodismo al servicio de las mayorías y la independencia de nuestro país. Todavía conservo viva la imagen del amigo, el periodista Ignacio Briones Torres en Barricada, imagen de lucha y solidaridad. ¡Bravo por el periodista Ignacio Briones Torres y la cultura nacional!
Mi primer acercamiento con el intelectual sandinista, revolucionario, compañero Aldo Díaz Lacayo, fue en la Cancillería, ahí él era Director General de Política Exterior y el autor de estas notas, Director del departamento Europa Occidental. Con cierta frecuencia por motivos del trabajo político-diplomático en el Ministerio del Exterior solía tener con el compañero Aldo Díaz breves despachos, que poco a poco se extendieron como consecuencia de una recíproca afinidad de puntos de vista sobre el desarrollo de la revolución. A mí su personalidad sin fronteras, la coherencia de su ideología política, su temple de intelectual revolucionario me impactaron siempre fraternalmente, pues Aldo Díaz Lacayo conservaba vivo todo el tiempo el espíritu del hombre de ideas que nunca descarta ni la acción ni tampoco la argumentación de la palabra para ir al fondo de un dilema conceptual sea político, historio o cultural. Aldo Díaz Lacayo personifica al intelectual sandinista revolucionario comprometido con el bienestar de las mayorías, la defensa de la ideología popular, la lucha por la soberanía nacional y la lealtad con los amigos del progreso de la humanidad, y además agregaría que el compañero Aldo representa en el contexto de la historia nacional al intelectual de izquierda que permanecía ausente en la galería de la cultura política de Nicaragua. ¡Bravo por el intelectual Aldo Díaz Lacayo y la cultura nacional!

Reparto San Antonio
Marzo de 2007