Opinión

Preámbulo de una revocación de sentencia


A inicios de marzo en un programa televisivo se presentó a dos juristas de reconocida trayectoria dentro de nuestro foro. El primero, actualmente diputado y presidente de una comisión en la Asamblea Nacional; la segunda, catedrática de la UCA, experta en Derecho Penal y Constitucional, actualmente asesorando a una importante institución nacional. Me refiero al Dr. José Pallais y a la doctora Asunción Moreno.
Con la picardía periodística que le caracteriza al presentador de TV de dicho canal, se habló del tema que tantas veces ha sido objeto de artículos de opinión (dos del suscrito, igual número de otros colaboradores de este diario y del otro rotativo): el lavado de dinero. El primer expositor en el mencionado programa se trabó un poco cuando le sorprendió el presentador con la pregunta del mencionado delito en el caso del Dr. Arnoldo Alemán. No fue preciso, sacó a relación el principio “in dubio, pro reo”, lo que a mi parecer sí tiene que ver con el caso, aunque a decir verdad no habló con la debida claridad legal con que lo hizo la otra invitada.
Hasta la saciedad hemos mencionado --abogados que no tenemos ningún interés político--
que Arnoldo Alemán no cometió ningún delito relacionado con el tráfico de drogas. ¡Ninguno! Pero sí puede ser juzgado por otros como fraude en contra del Estado, malversación de caudales públicos, asociación para delinquir, etc.; jamás por lavado de dinero.
La doctora Asunción Moreno fue más allá y precisó con claridad meridiana que esta ley es especial y que no hubo en el espíritu del legislador intención de contemplar algo que no existía entonces: la figura del lavado de dinero para ilícitos penales de otra naturaleza.
En un artículo de opinión su autor expresó: “Urgen muchas cosas, entre ellas la interpretación auténtica de la Ley 285, máxime cuando en dicha Ley no existe definición clara de cuáles actividades ilícitas son lavado de dinero y, por exclusión, cuáles no. Todo por el interés público, por el imperio de la Ley y la razón. No sigamos destruyendo la lógica jurídica y apliquemos la ley sin politiquería...” El Nuevo Diario, 12/06/06.
Al momento de discutirse, promulgarse y publicarse la Ley 285 no existía ningún tratado que nos involucrara como país en extender el lavado de dinero a otras actividades ilícitas distintas del narcotráfico, por lo que el caso del Dr. Arnoldo Alemán puede tratarse de cualquier otra tipificación del delito, menos de lavado de dinero.
Podríamos estar en la antesala de la revocación de la sentencia dictada por la doctora Juana Méndez. A propósito del nuevo look que la Corte Suprema de Justicia quiere presentar, ¿qué les parece a los compañeros abogados del Tribunal de Apelaciones de Managua (Sala Penal I) esta apreciación?