Opinión

Acusan a END de fomentar xenofobia


Sr. Francisco Chamorro
Editor de Opinión
EL NUEVO DIARIO
Me dirijo a usted en relación al tema UNIÓN FENOSA que el diario que dirige está publicando en estos días.
He leído lo publicado en el papel, pues soy suscriptor del periódico, y también he leído (y guardado en mis archivos) la edición electrónica, y es precisamente en esta última y en los comentarios de los lectores en donde me he dado cuenta del giro peligroso que está tomando esta situación por la clara y evidente xenofobia que dichas intervenciones demuestran.
Creo Sr. Chamorro que EL NUEVO DIARIO está jugando un juego muy peligroso, pues se ha demostrado a lo largo de la historia que sacar a la gente a la calle es muy fácil, lo difícil está en devolverla a sus casas, y si siguen en esta línea las consecuencias van a ser imprevisibles.
Azuzar el odio hacia los españoles no va a solucionar los problemas de Nicaragua, y suponiendo que a todos los que residimos en su país nos echasen como uno de los lectores proponía, tal acción sólo traería dos consecuencias: 1) que nuestro Gobierno, ahora sí y obligado por nuestras leyes que le mandan proteger a los ciudadanos españoles allá donde se encuentren, tendría que adoptar las medidas más contundentes a su alcance para protegernos y 2) los afectados nos uniríamos, y al llegar a España solicitaríamos por las vías legales a nuestro alcance una medida recíproca de expulsión de los nicaragüenses residentes en España y créame que la cosa no quedaría ahí, pues teniendo como tenemos la ciudadanía europea acudiríamos a las instancias comunitarias en Bruselas denunciando el trato recibido e impugnaríamos las ayudas de la UE a Nicaragua, también por los mecanismos legales establecidos. ¿Qué le parecería a usted eso?
Unión Fenosa ni es España ni representa el sentir o el comportamiento de los españoles.
Yo por ejemplo no creo que todos los nicaragüenses sean una réplica exacta del Sr. Arnoldo Alemán u otros connotados corruptos que ustedes mismos reconocen.
Así pues, sacar las cosas de sus justos términos y generalizar es inmoral y muy peligroso para preservar la convivencia pacífica.
Por otra parte, hay innumerables ejemplos de españoles que han ayudado a Nicaragua y hay un refrán que dice: “De bien nacidos es ser agradecido”.
Por otra parte, eso de echarnos la culpa de todo lo que sucede desde 1492, como otro lector hacía, es un poco irrisorio por dos motivos:
1) Las cosas hay que juzgarlas en su contexto (Ortega y Gasset decía: “Yo soy yo, y mis circunstancias”) y en ese sentido es muy claro que en el citado 1942 España no podía enviar a América, por poner un ejemplo, ingenieros en comunicaciones, pues no existían. Así pues lo que llegó a sus países era lo que había tras ocho siglos de guerra con los árabes. Claro que los habitantes autóctonos no eran unos “angelitos”, pues está demostrado que guerreaban entre ellos y que hacían también barbaridades.
2) Desde el 15 de septiembre de 1821, ¡hace 185 años!, Nicaragua es independiente; así pues, es a sus propios gobernantes a quienes hay que pedir cuentas y no a nosotros los españoles. ¿Acaso dentro de 1.000 años todavía seguirán echándonos las culpas de todos sus males?, ¿es que ustedes no son capaces de autogobernarse para garantizar una vida justa y digna a todos los ciudadanos?
Yo soy, evidentemente español, y hace tiempo (21/9/2006) envié, en mi condición de socio de la Cámara Española de Comercio, una carta al Sr. Presidente en relación a la situación de Unión Fenosa, que le adjunto al final de este correo. Creo que en ella soy muy claro, pues a mí siempre me ha gustado llamar a las cosas por su nombre y no me gusta “apañar” situaciones poco claras.
Continuando con el tema le diré que la sibilina nota publicada en relación a la supuesta intervención de nuestra Embajada es de un amarillismo atroz, pues ustedes no pueden desconocer cuáles son las funciones de una Embajada, y entre ellas está proteger los intereses de sus nacionales, cosa que no dudo haría la Embajada de Nicaragua en España llegado el caso.
Aunque puedo escribir más en relación a lo que he leído, creo que lo manifestado es lo suficientemente claro para ser entendible.
Opino que su medio está jugando un juego muy peligroso, exacerbando la xenofobia, de consecuencias muy peligrosas. La pregunta es: ¿están listos EL NUEVO DIARIO y usted como su Director a asumirlas?

Carta a la Cámara Oficial de España en Nicaragua
Muy señor mío:
Me dirijo a usted, como ciudadano español y como socio de la Cámara Oficial de España en Nicaragua, en relación con la empresa Unión Fenosa y la carta que esa Cámara hizo pública en los medios de comunicación.
Veo con agrado que la Cámara Oficial Española salga en defensa de una empresa de tal nacionalidad (me gustaría saber si lo haría en favor de todas, aunque su tamaño no fuese muy grande); sin embargo, como su nombre indica, la Cámara es un ente oficial y no un club de compadres, y por ello, antes de sacar cualquier pronunciamiento éste debe ser comunicado a todos los socios al objeto de que puedan manifestar su opinión al respecto.
Unión Fenosa se encuentra en una difícil situación, que trasciende a la propia empresa y afecta a la imagen de España y de los españoles, y hay que saber el porqué.
Si se hace un ejercicio de lógica es fácil ver que dicha empresa antes de entrar en Nicaragua debió hacer un estudio serio y profesional de la situación que iba a encontrarse en el país.
Debió saber por anticipado qué clase de clientes iba a encontrar, sobre todo en el aspecto adquisitivo; debió saber cómo estaba el panorama de generación de energía y dentro de él, cuando menos, cuál era la capacidad instalada y cuál era el estado de los equipos; debió saber cuál era el ambiente político y cómo estaba organizado a nivel oficial el tema energético.
Que ahora diga que sólo distribuye y que si no le suministran ella no puede hacer lo propio con los abonados es una excusa infantil a tenor de lo anteriormente manifestado.
Que ahora diga que le deben mucho dinero, tampoco es de recibo si sabía quiénes eran sus clientes, y además, me extraña que hable de las cantidades de las que habla, pues sin ir más lejos acabo de tener un problema, y a los 15 días de no pagar mi recibo ya me avisan de que me van a suspender el servicio (adjunto copia del aviso) y eso que tengo puesta una reclamación. Si esa es su forma de actuar, ¿cómo puede tener semejante mora?, ¿será que no a todos les corta el servicio?, ¿y si no lo hace, por qué esa discriminación entre usuarios?, ¿acaso tiene establecidas diferentes categorías de los mismos?, ¿no es una falta de respeto a los que pagamos puntualmente que lance una campaña en la que se perdonan los intereses moratorios y se dan rebajas en los montos que adeudan los morosos de hasta el 40%?
Por otra parte, la famosa mora de los subsidios es una rueda de molino difícil de tragar, pues los que consumimos más de 150 kw somos los que pagamos el subsidio a los que consumen menos de esa cantidad. Por eso está establecida esa tarifa en escala de consumo, que de otra forma no tendría sentido y debería ser plana.
Así pues, Unión Fenosa debe dar respuestas claras y honestas a estas cuestiones que planteo y a otras que puedan surgir en el seno de la Cámara antes de que ésta se aventure a emitir comunicados públicos que conllevan, como he manifestado antes, un respaldo oficial de nuestro país.