Opinión

Resurge la esperanza en Río San Juan


Durante el régimen de la dictadura militar somocista, nuestro departamento constituyó un lugar de destierro para los opositores al régimen oprobioso. “El Mártir de las Libertades Públicas”, doctor Pedro Joaquín Chamorro C., junto con su esposa, doña Violeta, vivieron el deterioro y exilio dentro de su propio país. De su estadía escribió Los pies descalzos de Nicaragua. Además de lugar de destierro, en Río San Juan existía el mayor índice de mortalidad infantil, el más alto índice de analfabetismo, la mayor concentración de tierras (latifundio), aislamiento, atraso, marginación, pobreza, hambre y demás lacras económico –sociales que tenían presencia en este paradisíaco lugar.
La Revolución Popular Sandinista, a pesar de la guerra mercenaria e intervensionista, estructuró un modelo económico–social que cambió el panorama desolador del somocismo. Resultados:
1) Primer territorio libre de campesinos sin tierra producto de una reforma agraria exitosa que organizó un conjunto de empresas agropecuarias (APP) conviviendo con un movimiento cooperativo fuerte y dinámico de pequeños y medianos productores, campesinos individuales.
2) Primer territorio libre del analfabetismo.
3) Comunicación terrestre con la carretera Acoyapa–San Carlos.
4) Comunicación lacustre con barcos rápidos y confortables cruzando raudos el Gran Lago de Nicaragua.
Todos estos logros y sueños se fueron con el modelo explotador del neoliberalismo. Desde la instauración libero–conservadora (1990), el departamento ha retrocedido a los niveles del somocismo. Más preocupante aún es la pérdida gradual del territorio producto de la invasión silenciosa del capital costarricense depredador que ha contribuido aún más al deterioro de los bosques y medio ambiente.
La decisión del pueblo de Nicaragua el 5 de noviembre constituye una nueva esperanza para el departamento más empobrecido y aislado del país.
Los municipios que han estado durante estos largos años en manos del PLC no han avanzado. Es más, como consecuencia del sistema económico excluyente, han retrocedido. El triunfo sandinista ha despertado un gran interés, intercambio de ideas, posiciones, puntos de vista, decisiones y otros, entre la militancia del FSLN y el pueblo en general dentro del contexto de los cambios que demanda el departamento, postergados por tantos años de tristeza y abandono.
Es dentro de este contexto que se enmarca la preocupación de una serie de compañeros(as) militantes, profesionales y técnicos con experiencia política y de dirección que han contribuido al debate sobre el rumbo del departamento pero que han encontrado oídos sordos y, más grave aún, han sido señalados de querer dividir al FSLN y acusados de oportunistas, vividores y otros epítetos y calificativos de parte de algunos miembros de la estructura política departamental y municipal, así como militantes (familiares) intolerantes, prepotentes reacios y excluyentes. Como aporte a la discusión y debate político interno, se han presentado las siguientes propuestas discutidas por un grupo de 50 compañeros surgidas de una asamblea reciente:
1) Los miembros pertenecientes a las estructuras políticas que pasen a desempeñar cargos en el Estado, específicamente delegados, deben renunciar a dichas estructuras políticas.
2) Seleccionar una serie de compañeros(as) que vengan a ocupar en las estructuras políticas los cargos que dejen quienes se trasladan al Estado.
3) Llamar a la asamblea sandinista departamental y/o municipal para que ratifique a quienes se incorporen a las estructuras políticas departamentales y/o municipales.
4) Solicitar a la Comisión Electoral Departamental, a través del Consejo Sandinista Departamental (CSD), que la Comisión Electoral Nacional adelante para el primer semestre del año 2007 las elecciones internas del FSLN en Río San Juan.
5) Organizar una comisión de profesionales, técnicos, secretario político departamental y municipal (San Carlos), alcaldesa, ex alcalde sandinista, ex concejales sandinista, miembros de ONG, Codeso y AMURS que elabore un plan estratégico económico–social, político – ideológico, organizativo y movilizativo que se constituya en una herramienta de trabajo científico, coherente, armónico e integrador de todas las fuerzas y energías en el territorio, para que delegados estatales y estructuras políticas tengan una visión clara, objetiva, concreta y metas a alcanzar para que avance el departamento en esta nueva etapa histórica.
Durante estos 16 años el FSLN ha retrocedido en el departamento. El 53% de los votos a favor del PLC, según los resultados electorales recientes, refleja la pérdida de influencia sandinista. Más grave y preocupante aún es la pérdida de influencia sandinista en San Carlos, cabecera departamental otrora bastión sandinista. Debemos actuar con una nueva mentalidad, pensar en grande. No es excluyendo, negando la discusión y el debate, ni teniendo una mente cerrada que haremos avanzar el departamento.
Estar abierto al debate, a la crítica y autocrítica, tener mente abierta y receptiva, promover la participación y admisión de diferentes enfoques y puntos de vista, escuchar serenamente deben ser elementos constanciales para enfrentar los retos históricos que tiene el FSLN no sólo para con Nicaragua sino también para este grande y maravillo departamento empobrecido por la falta de atención y conducción coherente, dinámica, ágil y visionaria.