Opinión

El amor en el joven


El amor crece en el joven con el resto de su cuerpo y su carácter. El joven siente a flor de piel, está enamorado de la vida. El joven convierte el sentimiento en arte y se enamora con facilidad. Ojo con el joven, se mata por amor también.
El joven no tiene límites para amar, entrega todo su futuro al amor.
El joven cree en el amor y lo define. En su mente reina una emoción. El amor es razonado, le dice al joven Juan Chow. Pero el joven de pronto pierde la razón.
El joven hace el amor antes de ser adulto, y se siente adulto haciendo el amor.
El joven pierde sus defectos y complejos cuando encuentra el amor. El joven cree en su poder juvenil cuando cree en el amor. El joven carga con una gran responsabilidad sobre su corazón.
El joven lee los sonetos de Shakespeare cuando se enamora. El joven es un estudiante distraído cuando se enamora. El joven es amor, cuando menos lo piensa y lo imagina.
El joven es un saco de besos, una canción de Sigur Ros. El joven se repite cuando ama y se divide en dos.
El joven reclama cuando no hay amor, se vuelve rebelde, vagabundo, tomador, drogadicto, se vuelve un niño en peligro o un adolescente en extinción. Cada paso que da el joven es un verso de vida. El amor no es otra palabra que la más repetida en la juventud.
El amor en el joven está muerto de miedo, a todo joven le preocupa amar demasiado. Puede perder la mirada en el intento, la respiración.
El joven y el amor pierden la noción de Dios. ¿Qué es Dios frente a un joven enamorado? Apenas una percepción. El amor nunca es intelectual.
El joven ama contra lo que piensen los demás, tiene actitud de ser humano cuando ama. El joven enamorado deja de ser un esquema para la sociedad.
Amar a alguien es decirle: tú no morirás jamás, dice Gabriel Marcel. El joven lo repite con él. El amor no es adultista, dice el joven que aprendió de un buen amor.
El joven exclama con Juan Ramón Jiménez, ¡qué triste es amarlo todo sin saber lo que se ama! Pero cuando no se ama demasiado, no se ama lo suficiente, le advierte Blaise Pascal.
El amor en el joven, es la juventud en el ser. Es un placer, es una gran necesidad. El amor en el joven se acaba, pero no puede envejecer.
El amor en el joven es un sueño, una obsesión, un ideal.

grigsbyvergara@yahoo.com