Opinión

Manuscritos esenciales


Recientemente se ha venido discutiendo un tema vinculado con los manuscritos de Rubén Darío en el cual el presidente de la República, comandante Daniel Ortega, es uno de los involucrados. Hasta sujetos letrados como Francisco de Asís Fernández hace poco brindaron declaraciones “imparciales” sobre el asunto. Llama la atención que personajes como el poeta Fernández, hoy que el comandante es Presidente de la República, hablen de forma “ecuánime”, sin embargo, durante los últimos 16 años este señor ha sido uno de los que más ha despotricado en contra del comandante Ortega.
Pero bien, ese es otro asunto, la intención es abordar esta temática desde diversas perspectivas y ángulos. Es decir, la idea es reflexionar sobre los manuscritos y sus implicaciones dentro de lo que es el patrimonio cultural nacional y su ligadura con la politización de los fenómenos en Nicaragua, máxime hoy que quien se encuentra en el poder es un gobierno de izquierda.
En primera instancia se debe recuperar el debate teórico alrededor de lo cultural nacional-latinoamericano y sus implicaciones en el proceso de integración de nuestros países. En este sentido, las posturas epistemológicas y políticas que representan hoy en día diversas opciones de repuesta a las exigencias contemporáneas van más allá de la restricción nacionalista de documentos, manuscritos, entre otros gestos que han dejado de ser sólidos en al menos las nacionalidades que, según Anderson, se construyeron en base a la imaginación.
Es posible que los manuscritos sean gestos nacionales, pero a la vez son latinoamericanos, específicamente cuando su contenido involucra a más de dos naciones. Además, no hace mucho tiempo se perdió el certificado de nacimiento de Darío, ¿y quién dijo algo? De igual modo, Arnoldo Alemán hizo donaciones museológicas a diversos mandatarios, lo mismo que muchos directores de Cultura en los últimos 16 años han realizado fiestas con ese patrimonio que hasta hoy los politiqueros dicen defender.
Éstas son preguntas obligadas en un contexto en que todo lo que hace el Frente Sandinista se sataniza y lo que hicieron las derechas ultramontanas se soslayó en su momento y hoy se desmemorió apenas. Una propuesta es repensar los “espacios sagrados” por donde se mueve el “nacionalismo” desviado, el cual defiende esa derecha que siempre ha entregado el país a los intereses extranjeros, y redescubrir otras formas de relaciones en un contexto histórico concreto como el que estamos viviendo.
Sobre este aspecto es importante recordar la comprensión que dirige por su estructura misma a garantizar, dentro de las tradiciones culturales y patrimoniales, una autocomprensión orientadora de la acción de individuos, grupos y naciones y a la vez una comprensión recíproca entre individuos, grupos y naciones hermanas que, como bien dice el mismo Darío, hablan en español y aún rezan a Jesucristo.
Dentro del marco de la propuesta teórica en la cual términos como cultura, educación y emancipación parecen ser paralelos y consecutivos, su función en la situación actual, fundamentalmente en un país como Nicaragua, es formular una gramática del lenguaje relacional en contextos históricos, sociales y políticos concretos como es América Latina y su construcción de identidades particulares.
¿Son acaso los manuscritos darianos instrumentos identitarios esencialistas cuando el mismo Darío se reclamaba a sí mismo como sujeto cosmopolita o sujeto de diversas nacionalidades, incluidas las europeas, menos la norteamericana, al igual que Bolívar? Diríamos entonces que Darío valoriza las diferencias culturales entre lo global, lo local y lo regional en función de redefinir las identidades.
¿A cuántos políticos en nuestro país no conocemos fijos en esta condición de realizar una alharaca por las acciones de otros y tratar de producir con ello un efecto de movimiento deslegitimador cuando en verdad lo que hacen es un acto de autorreferencialidad, pues se refieren a la paja en sus propios ojos y, además, sobredimesionan un asunto de nacionalismo retenido aún en la autenticidad de la descripción etnográfica?

*Licenciada en Relaciones Internacionales.
milliurbina@yahoo.es