Opinión

Se puede alquilar una opinión pero no un Lago


Edwin Sánchez

Siempre se descalificará a quien no haya pasado por las aulas de la universidad. Siempre se querrá dictar clases de periodismo desde no se sabe qué intereses. Comprendo que hay que defender la “consultoría”. Sin embargo, esto no es algo tan superficial de como “falsedades” versus “verdades supremas” de una consultora de relaciones públicas. Nunca he creído en opiniones de alquiler.
Yo sólo sé una cosa: el Cocibolca es el Gran Lago DE Nicaragua, no dice “marca registrada”, ni “propiedad privada”, ni mucho menos. No es el Gran Lago de la Empresa Tal.
Nuestra Mar Dulce es el mayor reservorio de agua potable con que contamos los nicaragüenses y debemos protegerlo porque seguramente en el futuro podrá calmarle la sed a Centroamérica. Si el Cocibolca es el Lago DE Nicaragua y yo soy nicaragüense, debemos comenzar reconociendo que cinco millones y medio de ciudadanos somos sus dueños. No de ningún grupo económico que por “ahorrar costos” instalan “jaulas” dentro de lo que no les pertenece.
Pregunta sencilla: ¿por qué no se hacen piletas, albercas, lagunas artificiales para crear peces? A ver, por qué no se dirigen las ganancias logradas en adquirir terrenos donde instalar la empresa. ¿Acaso es para darle de comer a la gente? ¿Es una orden franciscana la encargada de la crianza de tilapias? Sólo es un negocio. Y un negocio para operar necesita licencia y espacio físico, comprado o arrendado. Pero, ¿desde cuándo El Cocibolca se alquila? ¿Dónde está la ley que autoriza que se pueda comprar sin más ni más un “pedazo” de Lago?