Opinión

Predicando con el ejemplo


El domingo 18 de febrero se celebró la sexta convención del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), en la cual se eligieron a las nuevas autoridades de la Junta Directiva de este partido. Dicho día lo considero histórico ya que fue un ejemplo no sólo para todos los afiliados y simpatizantes del MRS, sino también para toda la clase política nicaragüense.
Dora María Téllez, presidenta del partido y una férrea crítica del caudillismo, demostró que sus palabras están respaldadas siempre por sus acciones al no inscribirse como candidata a la reelección como presidenta del Movimiento Renovador Sandinista, aun cuando los estatutos le permiten ser reelecta por un periodo más. No nos cabe la menor duda que de haber inscrito su candidatura, los convencionales la hubiesen elegido como presidenta por un período más. El ejemplo que nos ha dado es una muestra significativa de que existe una forma diferente de hacer política, y nos recordó a Felipe González, uno de los líderes históricos del Partido Socialista Obrero Español, cuando dijo: “Ayer, pensando en el futuro del partido, me creí que era indispensable y me dio miedo, por eso me retiro ahora”.
El otro gran protagonista de la convención fuimos los jóvenes, demostrando una vez más que si nos guiamos por los principios y el legado de Sandino, trabajamos con espíritu de unidad con la convicción de que somos el relevo y que el relevo es ahora, puesto que somos el presente, podemos hacer que nuestra voz sea escuchada y respetada. Conscientes de que los jóvenes representamos el setenta por ciento de la población nacional decidimos que debíamos ser tomados en cuenta en la toma de decisiones. Esta reflexión nos llevó a la conclusión de que era necesario actuar ahora, puesto que los jóvenes somos el presente y éste es el momento de hacer el cambio, por lo cual decidimos postular candidatos a la Junta Directiva.
Luego de explicarles a los convencionales por qué los jóvenes no debemos ser las bases del partido, sino la fuerza motriz y la innovación que lo lleve adelante, estábamos seguros de que éstos tomarían la decisión correcta.
El resultado de esto fue lo que consideramos un hecho histórico, puesto que en un proceso democrático y transparente, en donde se postularon candidatos muy conocidos y queridos dentro del partido, los convencionales eligieron a dos jóvenes, demostrando así que en el MRS los jóvenes sí tienen un espacio de participación. De esta manera Edipcia Dubón y este servidor nos unimos junto a Donald Muñoz y Ana Margarita Vigil, jóvenes miembros de la Junta Directiva, a trabajar con entrega y honestidad por la Nicaragua que todos soñamos, una nación con justicia social y democracia.
Esta experiencia nos enseña que es nuestro deber demostrar que nosotros somos el presente; debemos actuar ahora, si no olvidémonos del futuro, porque lo estaremos esperando para siempre.
*Miembro de la Junta Directiva Nacional