Opinión

El marco jurídico nacional sobre el derecho a la educación


MINED
El marco jurídico nicaragüense sobre el derecho a la educación se encuentra consignado en la Constitución Política de la República de Nicaragua, el Código de la Niñez y la Adolescencia y la Ley General de Educación.
1. La Constitución Política de la República de Nicaragua
La Constitución Política que rige la vida del país fue aprobada en 1987, después de dos años de debate nacional (1985-1987), en el contexto de la Revolución Sandinista, y reformada en los años 1995 y 2005. Los artículos de la Constitución Política referidos a la educación son el producto de una consulta nacional para definir los objetivos, fines y principios de la educación, realizada en 1981 y en la que participaran treinta y tres organismos, desde las Fuerzas Armadas y la Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica hasta las asociaciones de poetas, obreros, campesinos y niños sandinistas.
La Constitución reconoce el derecho a la educación de los nicaragüenses en sus artículos 58, 116, 117 y 121, así:
Arto. 58. Los nicaragüenses tienen derecho a la educación y la cultura.
Arto. 116. La educación tiene como objetivo la formación plena e integral del nicaragüense, dotarlo de una conciencia crítica, científica y humanista; desarrollar su personalidad y el sentido de su dignidad y capacitarlo para asumir las tareas de interés común que demanda el progreso de la nación. Por consiguiente, la educación es factor fundamental para la transformación y el desarrollo del individuo y la sociedad.
Arto. 117. La educación es un proceso único, democrático, creativo y participativo que vincula la teoría con la práctica, el trabajo manual con el intelectual y promueve la investigación científica. Se fundamenta en nuestros valores nacionales, en el conocimiento de nuestra historia, de la realidad, de la cultura nacional y universal, en el desarrollo constante de la ciencia y de la técnica; cultiva los valores propios del nuevo nicaragüense, de acuerdo con los principios establecidos en la presente Constitución, cuyo estudio deberá ser promovido.
Arto. 121. El acceso a la educación es libre e igual para todos los nicaragüenses. La enseñanza básica es gratuita y obligatoria. Las comunidades de la Costa Atlántica tienen acceso en su región a la educación en su lengua materna en los niveles que se determine, de acuerdo con los planes y programas nacionales (Asamblea Nacional, 1995, p.81).
2. El Código de la Niñez y la Adolescencia
El Código de la Niñez y la Adolescencia, Ley No. 287, del 12 de mayo de 1998, en sus artículos 43, 46, 47, 49, 50 y 52 expresa:
Arto. 43. Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a la educación, orientada a desarrollar hasta el máximo de sus posibilidades, su personalidad, aptitudes y capacidades física y mentales, al respeto a su madre y padre, a los derechos humanos, al desarrollo de su pensamiento crítico, a la preparación de su integración ciudadana de manera responsable y a la calificación del trabajo para adolescentes, haciendo hincapié en reducir las disparidades actuales en la educación de niñas y niños. El Estado asegurará a las niñas, niños y adolescentes la educación pública primaria gratuita y obligatoria, en condiciones de igualdad para el acceso y permanencia en la escuela. Ninguna niña, niño y adolescente quedará sin matrícula, derecho a realizar exámenes o recibir sus notas o diplomas por razones económicas en los centros de educación estatal. El incumplimiento de la presente disposición por parte de las autoridades, funcionarios y empleados públicos será sancionado de conformidad con la legislación correspondiente. Las niñas, niños y adolescentes deberán gozar del respeto de sus educadores, tendrán derecho de petición y queja, revisión e impugnación de criterios de evaluación, mediante el procedimiento establecido por el Ministerio de Educación. También deberán participar activamente en el proceso de enseñanza y aprendizaje y de formar organizaciones estudiantiles y de todo aquello referido a la vida escolar que le atañe. Las niñas, niños y adolescentes de las comunidades indígenas y étnicas tienen derecho en su región a la educación intercultural en su lengua materna, de acuerdo a la Constitución Política, al presente Código y a las leyes vigentes.
Arto. 46. Las madres, padres o tutores tienen la obligación de incorporar a sus hijas e hijos o a quienes tengan bajo su cuidado en el sistema educativo y velar por su asistencia al centro de educación, a fin de que se desenvuelvan con éxito en el proceso de aprendizaje.
Arto. 47. Es deber del Estado garantizar modalidades educativas que permitan la incorporación de niñas, niños y adolescentes que por distintas circunstancias están excluidos de la educación primaria obligatoria. El Estado deberá adoptar medidas para fomentar la asistencia regular a las escuelas y reducir las tasas de repetición y deserción escolar.
Arto. 49. Se prohíbe a los maestros, autoridades, funcionarios, empleados o trabajadores del sistema educativo aplicar cualquier medida o sanción abusiva a los educandos que les cause daños físicos, morales y psicológicos según dictamen calificado de especialidades o facultativos o que restrinja los derechos contemplados en el presente Código. Los responsables estarán sujetos a las sanciones administrativas o penales que correspondan.
Arto. 50. En el proceso educativo se deberá respetar los valores culturales, artísticos, religiosos e históricos propios del contexto social de la niña, niño y adolescente y promover el acceso a las fuentes de cultura y a la libertad de creación y todos aquellos consignados en la Convención sobre los Derechos del Niño.
Arto. 52. Es derecho de las niñas, niños y adolescentes que pertenezcan a las comunidades indígenas, grupos étnicos y lingüísticos o de origen indígena recibir educación también en su propia lengua (CDC, 1999, p. 16-23).
(*) Ministro de Educación del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional.