Opinión

Maneje con cuidado, señor Presidente


A veces es normal que uno se equivoque cuando está aprendiendo a manejar, que te subís a una acera, que no te podés estacionar de retroceso, que te pasás un alto y hasta de repente accidentás a un pobre perro callejero que deambula por tu camino. Pero eso no ocurre sólo cuando estás comenzando a manejar, en la política es exactamente igual, te equivocás los primeros meses de tu carrera en la función pública o en la misma vida partidaria, sin embargo, cuando ya has asumido la primera magistratura del Estado y máxime en condiciones sumamente difíciles, ya no tiene gracia andar periqueando en la conducción del gobierno.
Lo que ocurre, creo en algunos casos, es que el gobernante se llena de nuevos instructores de manejo que se hacen llamar “asesores” y que lejos de orientarle lo que en realidad debe hacer bien, suelen suceder dos cosas: o siempre le dicen “sí señor” aunque sea una barrabasada jurídica y no tienen el valor de contradecirle, o lo hacen de manera consciente para que el Presidente se equivoque constantemente y así quemarlo de antemano para que no se le ocurra una reelección, esto por supuesto garantiza los sueños presidenciales de muchos asesores cercanos al nuevo Presidente.
Pero eso no nos debe decepcionar, aunque el presidente crea que está manejando el LADA de los ochenta y la realidad es que ya sea diestro en la conducción de los vehículos de lujo, no es malo que le recordemos las principales leyes de tránsito en la conducción de este enorme vehículo que sobre una carretera peligrosa y con muchas curvas en el territorio nicaragüense le toca dirigir; si se descuida, puede chocarnos a todos y llevarnos junto con él al abismo sin retorno. Aquí las principales reglas que debe seguir señor Presidente:

No maneje a la derecha
Es muy difícil tener dos sombreros para una misma cabeza. Si la gente que votó por usted tenía la esperanza en un gobierno de izquierda, debe ser consecuente con ese compromiso; en otras palabras, los beneficios siempre deben llegar a la gente más humilde, a los pobres de este país; por lo tanto, déjese de andar con coqueterías políticas con aquellos que a todas luces son radicales con los intereses populares, esto lo puede lograr sin ser antidemocrático. Creo que a pesar de que existe una crisis ideológica que incluye a la izquierda latinoamericana, con la filosofía nacionalista de Sandino y releyendo sus escritos, puede encontrar el camino correcto sin entrar en confrontaciones innecesarias con quienes piensan diferente a usted.

No nombre a familiares
en el gobierno
Frente a Nicaragua y el mundo juró que respetaría y haría respetar la Constitución de Nicaragua, así como las demás leyes; siendo así, entonces no se complique su vida ni la de su familia; con lo que gana usted, ellos no tienen necesidad de convertirse en otra carga para los fondos de la administración pública; además, ¿para qué contrató a un asesor legal?, ¿es que acaso no sabe nada de leyes o no pasó ni por la acera de una Facultad de Derecho? ¿Cómo no le va a decir que el Arto. 130 de la Constitución y que la Ley de Probidad de los Servidores Públicos prohíben esos nombramientos? Son nombramientos ilegales e inconstitucionales, es lo mismo que ustedes desde la guerrerilla criticaban a Somoza y ahora a Bolaños. ¿Le suena la palabra nepotismo? Esos artículos son precisamente para evitar eso, si ya lo hizo por un “lapsus” está a tiempo de corregir eso, evítese multas innecesarias de parte del pueblo.

No irrespete a los demás poderes del Estado
Hace mucho tiempo existió un señor en Francia llamado Montesquieu, a finales de 1741 publicó su obra “De l´ esprit des lois” (El espíritu de las leyes), éste es el texto que da origen a la teoría de la separación de poderes. Según las interpretaciones de los estudiosos sobre el tema, esta separación no es absoluta, sino relativa; debe existir una comunicación y colaboración entre los distintos poderes, por ello, ninguno es absoluto sobre otro, todo esto fue retomado en las democracias modernas y por ello, en el constitucionalismo contemporáneo se dejan claramente delimitadas las atribuciones de cada poder del Estado.
Un ejemplo de ello es lo contenido en el Arto.138 de la Constitución Política de Nicaragua, dice: son atribuciones de la Asamblea Nacional, inciso 12: “Aprobar o rechazar los tratados, convenios, pactos, acuerdos y contratos internacionales; de carácter económico, de comercio internacional, de integración regional, de defensa y seguridad, los que aumentan el endeudamiento externo o comprometen el crédito de la nación y los que vinculan el ordenamiento jurídico del Estado…”, es decir, esto es una potestad constitucional de la Asamblea Nacional, en todo caso, a usted como Presidente el mismo cuerpo normativo le atribuye en esta materia lo siguiente: Arto. 150: son atribuciones del Presidente de la República las siguientes, inciso 8: “Dirigir las relaciones internacionales de la República. Negociar, celebrar y firmar los tratados, convenios o acuerdos y demás instrumentos que establece el inciso 12 del Arto. 138 de la Constitución Política para ser APROBADOS por la Asamblea Nacional”.
No se deje enredar y hacer que otros lo hagan chocar señor Presidente. ¿Cómo es posible que su principal asesor salga diciendo en la televisión que la adhesión de Nicaragua a la iniciativa del Alba no tiene necesidad de llegar a la aprobación de la Asamblea si no tiene compromisos económicos? Es que ni le luce a alguien que casi hace su casa en el curul de ese poder del Estado, con asesores como ese, ¿para qué quiere las críticas de sus opositores políticos?, esos son precisamente quienes quieren hacerlo hundirse en un mar de ilegalidades evidentes.

No camine en el filo de la navaja de las relaciones internacionales
¿Y el nuevo Canciller de la República, qué se ha hecho? No lo he oído dar declaraciones por ningún lado, creía que iba a ser más brillante. En realidad lo vamos a dejar que aprenda a manejar, no es lo mismo manejar las relaciones internacionales con partidos que siempre te van a decir sí a todas las cosas que les digás que manejar las relaciones con otros Estados soberanos que no tienen obligación de congraciarse con tus osadías.
En este tema es donde debe tener mucho cuidado Presidente. Nicaragua es soberana de tener relaciones con todos los países, pero no se puede dar el lujo de cometer los errores de los ochenta, no necesitamos depender de una nueva Unión Soviética o Cuba. Sus apasionamientos ideológicos déjelos para sus partidarios; somos un gran porcentaje que no compartimos sus puntos de vista en esta materia, nadie le ha dado un cheque con un treinta y ocho por ciento infinito para llevarnos a una nueva confrontación internacional. Recuerde que ya nadie está dispuesto a sacrificarse por una revolución que ya no existe, ni menos por un comandante que camina en carros de lujo. Maneje con cuidado señor Presidente, recuerde que lleva la mayoría de pasajeros que no quisimos subirnos a un autobús conducido por usted. Conduzca con cuidado, no vaya a ser nos choque por culpa de sus impericias en unas carreteras que son nuevas para la escuela de manejo que tuvo en el pasado.

León, enero de 2007