Opinión

Sobre el Ministerio de Defensa


Con el presente artículo no pretendo restar méritos a las personas que en los últimos años se han venido preparando en el tema de la Defensa en los cursos de Defensa Nacional.
No es posible que una parte de nuestros legisladores se aparte de los principales problemas de este país en lo energético, combate a la pobreza y desarrollo nacional, hacia un tema que ya no puede ser visto en detrimento de la subordinación militar al poder civil, por varios aspectos, entre los que enumero y fundamento:
a) Presupuesto
Cualquier reforma al Ministerio de Defensa debe ser vista desde el criterio de la austeridad del presupuesto, para destinar esos recursos al área social. El rubro de los 18 millones de córdobas en que ha oscilado la parte de Actividades Centrales del Presupuesto de Defensa y que corresponden meramente a la parte ministerial, puede ser reducido en gran medida, ya que hay duplicidad de funciones entre los órganos del Ministerio de Defensa y los que han existido en el Ejército de Nicaragua por mucho que lo quieran ver desde otro punto de vista.
b) Funciones
Para ser más exacto me refiero a los Artos. 70, 71, 72, 73, 74, 75, 77, 78 y 79 del Reglamento a la Ley 290 (decreto 71/98) y que se refieren a las funciones de cada uno de los órganos de este Ministerio. Estas mismas funciones, y con mayor eficacia, las desarrollan en el Ejército de Nicaragua las direcciones de: Operaciones y Planes, Relaciones Públicas y Exteriores, Asuntos Civiles, Secretaría General, Logística, Doctrina, Finanzas, el Instituto de Previsión Social Militar (IPSM). En materia de coordinación con ministerios, por ejemplo, ya existen leyes particulares en donde la Fuerza Naval tiene sus funciones en coordinación con el MTI, ENAP, Mific, Marena.
Igualmente, el reglamento de la Ley 290 en su Arto. 79 se refiere a una Dirección que en la actualidad existe en el Ejército de Nicaragua, como es el Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil (Emndc) y desarrolla todas las funciones que en este artículo se señalan. En lo personal considero que esta Dirección debería conformar un solo órgano con el Sinapred adscrito directamente a la Presidencia, tomando en cuenta lo altamente vulnerable que es nuestro país a los fenómenos naturales, por lo que se requiere una gestión ágil para la consecución y distribución de ayuda humanitaria en los sitios que pueden ser afectados.
Con el fin de lograr una mejor respuesta a la narcoactividad y a las actividades terroristas en el espacio aéreo nacional, se debe retomar la vieja propuesta de subordinar Aeronáutica Civil al campo de la Defensa Nacional, respetando sus funciones específicas y con algunas modificaciones por lo que señalo al inicio.
c) Dirección de Información para la Defensa
Respecto a este órgano de inteligencia, considero que los últimos gobiernos han sido consecuentes en respetar su permanencia en el Ejército de Nicaragua, por estas razones:
* El Ejército de Nicaragua, a punta de esfuerzo, trabajo y el profesionalismo alcanzado, ya se ha ganado un lugar en el pueblo nicaragüense que lo convierte en un acertado administrador de esta Dirección.
* Independientemente que su función sea “dirigir y coordinar las actividades necesarias para obtener información, analizarla y evaluarla, para defender la soberanía, la independencia y la integridad territorial”, la inteligencia por naturaleza abarca todos los campos que aseguren no sólo la soberanía e integridad territorial, sino también la gobernabilidad de la nación.
* Considerando el aspecto anterior, esta Dirección no puede caer en manos no tan profesionales (con tintes políticos) que puedan desvirtuar su carácter al querer utilizar la información de inteligencia con fines de “chantaje político”.
* La DID, a fin de fortalecer su papel, debe mantener una coordinación permanente con los otros órganos de inteligencia (del Ejército y la Policía) para garantizar ese clima de seguridad y estabilidad que tanto necesitamos en Nicaragua.
*Analista. Mayor retirado de la Comandancia General del Ejército de Nicaragua.