Opinión

La Alianza MRS en el nuevo contexto histórico


La Alianza MRS, para darse a comprender en su rol de oposición y tomando en cuenta que hay otros opositores mayoritarios (PLC Y ALN), debe en primera instancia respetar a su propia militancia y por ende a sus compañeros de bancada, incluyendo al ingeniero Valle, quien fue electo por el voto depositado en la casilla 14.
Dicho respeto debe tener como base las siguientes actitudes y aptitudes: honestidad, tolerancia, comprensión, inclusión, discernimiento y fundamento frente a las crisis endógenas o exógenas, a fin de evitar trampas o saber salirse de las mismas sin caer en las provocaciones como las ocurridas en la sesión de instalación del 9 de enero recién pasado, donde no sólo salió lastimada la honorabilidad de la diputada Mónica Baltodano y la de los diputados Juan Ramón Jiménez y Mario Valle, sino también la de su militancia, misma que supo asimilar la derrota electoral con altivez revolucionaria.
En segunda instancia, como uno de los sectores de esa oposición debe procurar no estar ni demasiado cerca ni demasiado lejos de los unos y de los otros, o sea críticos constructivos frente a los errores o abusos, así como apoyar decididamente los actos positivos de los poderes del Estado, a fin de lograr junto a ellos la estabilidad socioeconómica y política que se requiere para gozar de la confianza de nuestro sufrido pueblo y de la comunidad internacional, lo que debe facilitarnos la salida a nuestro endeudamiento interno y externo, así como al atraso y postración económica en que se encuentra nuestra nación.
Sabemos que el nuevo gobierno fue electo con el 38% del voto directo y secreto, y que la oposición representa el 62%. Ambos porcentajes unidos representan a los pobres en un 90%, y en un 10% a los menos pobres, a las viejas y nuevas elites. Quedando claro quiénes son los electores mayoritarios, así como los compromisos que se tienen para con ellos, y sin ser confesionales, la militancia y los legisladores revolucionarios electos bajo la bandera de la Alianza MRS deben reflexionar y aplicar la siguiente parábola expresada por Jesús, el más grande de los revolucionarios: “De quien da y de quien recibe, es semejante a una semilla que cae en la tierra, nace, crece y fructifica y su fruto le es dado a quien sembró la semilla”.
En otras palabras, actuando como revolucionarios y sin menoscabo del trabajo de la bancada del MRS en la AN, la membresía de esta Alianza debe luchar por las reivindicaciones y por el cumplimiento de las promesas hechas al pueblo, tanto por sus dirigentes como por las de otros partidos y en especial por las de los nuevos gobernantes. De su propia beligerancia se beneficiarán ellos y los otros y con ello a la nación entera.
Se trata de dar al pueblo lo que es del pueblo, a la familia lo que es de la familia, a la justicia lo que es de la justicia, pues ese debe ser el verdadero propósito de todo buen político comprometido con su pueblo. Parafraseando nuevamente a Jesús, “un rebaño de ovejas no obedecen a su dueño porque sean de él, porque él las ha pagado con sus denarios; obedecen a su pastor porque él se hace amigo de ellas, cuida de ellas, les da alimento y las defiende del lobo”.
La Alianza MRS debe velar por una distribución más equitativa de la riqueza, por que haya más y mejores inversiones, por un desarrollo sostenible que garantice los recursos no renovables, por la imparcialidad en la aplicación de la justicia, por una educación apegada a los preceptos constitucionales, moderna a todos sus niveles, pero sobre todo por un sistema de salud gratuito y eficiente tanto preventivo como curativo, además, se debe defender al pueblo de los corruptos con su ejemplo de honestidad y ayudando a llevar a los mismos a los tribunales correspondientes, para que no haya más saqueo a las arcas del Estado ni impunidad por dicho delitos. Lo demás vendrá por añadidura.
*Sociólogo.