Opinión

North o el ocaso del Norte en el centro del Sur, que también existe


El tenientrivelli coronel North no tiene quién lo calle… Además, es ventrílocuo y ha venido a “visitar” a sus cómplices de crímenes sin nombre a nombre de la libertad.
Por eso habla tanto y más que su propio encubridor de presuntas diplomacias desde la Embajada, la misma que situada en la subida de Las Piedrecitas, baja por la pendiente del intervencionismo más descarado y descarnado de los últimos tiempos electorales.
El embajanorth Trivelli quisiera ser coronel para ordenar militarmente la “unidad democrática” que nunca siquiera han logrado en su propio país… Por eso y muchas cosas más, el norte dejó de ser hace tiempo ya punto cardinal de toda experiencia política, pues sólo entiende de fuerza por desconocer la importancia, oportunidad y conveniencia de las razones para vivir y dejar vivir.
Estos personajes sin alma se pasean por nuestras calles como ignorantes de la realidad que son, quieren imponer su visión del mundo y su manera de vivir en él, acomodándolo estrictamente a lo “políticamente correcto” desde la más acabada por caduca perspectiva neoliberal.
El ex militar convicto y confeso de crímenes de guerra y lesa humanidad continúa haciendo de la distorsión su principal lente para ver las vidas y el mundo que ha contribuido a destruir, ergo, continúa su labor destructora en nombre de la “amistad” con sus viejos amigos, y nunca mejor dicho lo de viejos no por temporalidad, sino por la maldad de sus antiguas costumbres…
Las mismas pésimas, amén de antiguas, costumbres que hacen coincidir en el insulto y el irrespeto al ex militar North, que ya no es lo que fue, y al embajador que Trivelli nunca supo ser, acelerando la velocidad del ocaso imperial del Norte aquí en el centro del Sur, que siempre ha existido y, pese a ellos, es.
Managua; octubre de 2006