Opinión

La familia Rosales


Los Rosales, a como se le conoce en la ciudad de Masaya a la familia que por más de cincuenta años ha trabajado laboriosamente en el comercio, tienen como referencia domiciliar al barrio San Jerónimo o los alrededores del cerro La Barranca, que alberga desde 1959 a la empresa con la cual ellos dieron inicio a una serie de actividades por las que el pueblo hoy les conoce y con las cuales se han ganado el cariño y el respeto de los ciudadanos de la Ciudad de las Flores.
He tomado la decisión de escribir algunas palabras no para dirimir, cuestionar o quedar bien con determinada persona, no, lo estoy haciendo simple y llanamente por aquello de lo que su vida y trayectoria en nuestra ciudad han impactado. Lo que deseo resaltar sí es la convicción que la mayoría de los ciudadanos masayenses llevamos como identificación de lo que han sido sus valores, que le han dado solidez y reconocimiento a la misma familia.
Tratar aquí de definir que si el valor es igual o no en cuanto al concepto de lo que significan definiciones catastrales o comerciales es lo de menos, pues sencillamente antes, durante y después de la venta de los terrenos que se realizó para dar paso a la famosa carretera que nunca llegó a feliz término, los Rosales siguen siendo los mismos, aunque ahora con inquietudes disímiles, precisamente porque se han visto afectados de una manera, jamás esperada, en tanto hasta donde considero a toda prueba, se hizo de buena fe.
Su éxito, pues, trae muchas décadas de trabajo transparente, ellos, comerciantes, vendedores, gerentes de cervecerías, agricultores, banqueros, financieros, polleros, cafetaleros, industriales, asesores vendedores de huevos, y por demás, eficaces impulsores de la demanda de trabajo de la ciudad.
Son entonces viejos, pero jóvenes y convencidos capitalistas que promueven la oportunidad de dar respuestas de lo que significa responder a esa demanda social que le corresponde a todo capitalista o inversionista de Masaya para tratar de sacar a flote el proyecto de una ciudad con mejores oportunidades.

Docente UNI