Opinión

La bitácora


Masaya con amor

En Masaya ha comenzado ya el trabajo en unidad, porque un buen porcentaje de la población está convencido que en “Unidad Nicaragua Triunfa” no es un slogan de campaña, sino una estrategia natural y lógica que el pueblo de Nicaragua, sin distingos de colores políticos, necesita para salir del fondo del barril, la patria lo demanda.
Visité Masaya un día de éstos para constatar ciertos aspectos que me impactaron a comienzos de septiembre, pasé por Nindirí, estuve en Masatepe, Niquinohomo, Nandasmo, La Concepción; hice un recorrido solitario con una gran carga de nostalgia porque tengo muchas amigas y amigos en esos lugares que recorrí desde jovencito. Tenía mi rato de no ir a platicar, porque ahora vivo en Managua, sólo pasaba de tránsito.
Antes me encontré con el alcalde de Masaya, ingeniero Orlando Noguera, en la inauguración de un curso de Maestría de municipalismo de la Uhispam, y como soy “Hijo Dilecto de Masaya” (hecho que me fortalece espiritualmente) me invitó al inicio de las fiestas de San Jerónimo, acto oficial que celebró la Alcaldía en el remodelado kiosco del parque central. Fue el primero de septiembre. El público que desafió una garúa permanente estaba sentado en sillas al aire libre.
Primero habló el ingeniero Orlando Noguera, breve, al grano, y dijo que el tema de todas las actividades debería ser “Por amor a Masaya”. Nosotros dijimos unas palabras recordando la trayectoria heroica y cultural de Masaya. Después vino el impacto, personas fueron pasando a leer sus poemas, composiciones hechas con amor a Masaya, cada una de cómo le palpita su corazón.
Reconocidos abogados liberales y de hombre y mujeres de todos los partidos, de todas las edades, personas sin partidos, de todos los sectores de la ciudad; algunos que por primera vez escribían versos. También participaron maestras, obreros, artesanos, técnicos. Casi a todos los conocían y son amigos míos, menos los jóvenes.
Es obvio que decida por esta vez no escribir nombres, porque de hacerlo tendría que ponerlos a todos.
El primer participante antes de leer su composición recordó el canto de Darío a Masaya.
“Por doquiera donde yo vaya / el recuerdo irá conmigo / del corazón de Masaya / tan Hidalgo y tan amigo / son retorno y despedida / juntos en estos momentos; / más de Masaya florida / el nombre en mi pensamiento / irá por toda la vida / a esta región hechicera / no quiero decir adiós / . . . que la vea antes que muera, / que esté siempre en primavera / y que la bendiga Dios”.
Antes del acto me habían dicho dos cosas, entre ellos el joven Aníbal Ñamendi Calero: el alcalde, ingeniero Orlando Noguera, y el vice, Dr. Félix Trejos Trejos, en conjunto están trabajando a tiempo completo, han encendido la esperanza; y qué bueno que el comandante Daniel Ortega no ha respondido a la campaña sucia; ¿y sabe por qué? Porque la reconciliación es de verdad, y es la única esperanza que le queda a Nicaragua.
En Masaya viven enterados de las ejecuciones de obras, cómo marchan; de los proyectos pequeños y grandes como la salvación de las lagunas de Masaya y de Apoyo, pero hay un tema, un pensamiento que siempre está presente: las flores, de pronto pareciera que fuera un tópico baladí. Para los masayas es volver a sus orígenes, es parte de su prestigio, de su sensibilidad y al engrandecimiento del turismo, volver a la fragancia de Masaya, a la Ciudad de las Flores que antes tanto conmovió a la Baronesa de Wilson. En esto los masayas están ciento por ciento. Habrá que organizarse, se está trabajando eso. Eso no se aparta de mi mente, nos dijo el alcalde, quien está satisfecho con la ayuda que recibe de todas las tendencias. Hay que tener amor a Masaya sobre todas las cosas, subrayaba el alcalde.
Es que el Ing. Orlando Noguera siempre ha sido un hombre calmo, tranquilo, pensante, analizador y con espíritu de patria.
El ingeniero Noguera es metódico con la economía, que es diferente a pinche, y siempre ha tenido cara de reconciliación. Cuando me retiré se quedó él sentado en una de las bancas del parque conversando coloquialmente con el público.

trejosmaldonado@yahoo.es