Opinión

Quiebras bancarias, Cenis y preguntas que no ha respondido Eduardo Montealegre


Hubo operaciones fraudulentas en contubernio entre clientes y funcionarios bancarios que dieron lugar a créditos con aval de respaldo de sacos de cascarilla de arroz registrados como sacos de café, con fincas con haberes inexistentes o con menor área y concentración de créditos a favor de miembros de juntas directivas de bancos. Todo eso ocurrió y se debe condenar a todos los culpables. Pero no está claro aún si todo eso verdaderamente conducía a las quiebras bancarias, más bien parece que las mismas fueron inducidas aprovechando las operaciones fraudulentas, en lo que la periodista Lic. Eloísa Ibarra ha denominado la ¨industria de las quiebras bancarias¨ en artículos sobre las quiebras bancarias y problemática sobre los Cenis, quiebras bancarias donde demuestra la Lic. Ibarra que fueron realizadas por Arnoldo Alemán con su séquito de ese entonces: Noel Ramírez, Presidente del Banco Central; Noel Sacasa, Superintendente de Bancos; Esteban Duquestrada, Ministro de Hacienda y Alfredo Fernández, Secretario de la Presidencia, tres de ellos prófugos de la justicia, uno con condena a 20 años en juicio de primera instancia y otro, diputado protegido con inmunidad.
Eduardo Montealegre no fue parte de ese séquito que dirigió las quiebras bancarias, pero era ministro de Estado de Arnoldo Alemán con información privilegiada. Con la asunción de Enrique Bolaños a la Presidencia y el conflicto con Alemán por la guaca, a Alemán se le salió de las manos aprovecharse de la ¨industria de las quiebras bancarias¨. El trabajo de la Lic. Ibarra muestra lo que sucedió después entre el Banco Central y los bancos adquirientes de los bancos quebrados, adjudicación de bancos quebrados sin mediar licitación, reclasificación de cartera meses antes certificadas como ¨A¨ por la Superintendencia de Bancos, reclasificadas como ¨C¨ y ¨D¨, lo que aumentó ficticiamente la emisión de Cenis. Por ejemplo, si un cliente debía US$ 5 millones en el banco quebrado y era cliente ¨A¨, al reclasificarlo como ¨D¨ ese crédito perdía valor de 70% ante el banco adquiriente, quien lo recibía al valor de US$ 1.5 millones y por la diferencia de US$ 3.5 millones el Banco Central le emitió Cenis. Así se dieron masivas operaciones que abultaron ¨N¨ veces la emisión de Cenis hasta por US$ 500 millones. El Banco de la Producción, donde Noel Ramírez tenía acciones, adquirió más del 70% de Cenis por quiebras bancarias, en ese momento era presidente del Banco Central; Bancentro, donde era accionista Eduardo Montealegre, adquirió alrededor del 20% de esos Cenis y el Banco de Finanzas, alrededor del 10%.
Un miembro de la Junta Liquidadora del Banic mostró, en TV 8 y TV 4 y posterior en un artículo periodístico, que existe documento firmado por Mario Flores, como Gerente del Banco Central, donde se establece que los Cenis fueron emitidos como garantía para cubrir una eventual brecha entre activos y pasivos. Eso invalida el informe actual del Banco Central presentado a la comunidad internacional. Los Cenis no son instrumentos directos de deuda interna, sólo lo serán en aquella cuantía que resulte de hacer LA LIQUIDACIÓN DE LOS CENIS, donde se establezca si hubo o no brecha entre activos y pasivos. Eso el presidente Bolaños y su ministro de entonces Eduardo Montealegre no lo hicieron, más bien han defendido el argumento que los Cenis son instrumentos directos de deuda interna. En otro país ese solo planteamiento sería objeto de ser sometido a la justicia. Siguiendo con el ejemplo del cliente que debía US$ 5 millones, éste siguió pagando como cliente ¨A¨ hasta cancelar el saldo. Ahí lo que debió hacer el banco adquiriente era decirle al Estado la brecha con ese cliente es cero, por tanto, como banco responsable le devuelvo los Cenis por US$ 3.5 millones, más los intereses devengados. A otros clientes como los cafetaleros se les siguió cobrando como clientes ¨A¨, y si no pagaban les embargaban sus bienes que podían quintuplicar el saldo de la deuda, ahí también los bancos cobraron en base al saldo real de la deuda del cliente, ahí también el banco debía devolver Cenis al Estado por su equivalente. Así sucedieron masivas operaciones donde los bancos cobraron la cartera a los clientes de los bancos quebrados al 100% de los saldos. Así se volvía casi en cero la brecha entre activos y pasivos. Sin embargo, en los datos del Banco Central no aparece ninguna devolución de Cenis. Por eso los Cenis tienen que ser liquidados por el bien del país y de los mismos bancos. No puede esta sociedad permitir que haya un claro provecho de los bancos de ganar ilícitamente por esos Cenis.
Según la ley de Organización y Competencias del Estado y la ley de Contrataciones del Estado, el ministro de Hacienda debe velar por el resguardo del patrimonio del Estado como los Cenis, a la vez que en caso de subastas debe garantizar que se haga en base a precio base, sin embargo, las subastas se hicieron sin precio base, por eso el edificio que hoy ocupa Bancentro fue adquirido en poco más de US$ 7.0 millones, cuando el valor de mercado puede andar alrededor de US$ 20 millones.
Sin perjuicio de preguntas que caben por ejemplo a Noel Ramírez, en este momento siendo Eduardo Montealegre candidato presidencial, considero que no ha respondido a las siguientes preguntas:
¿Por qué siendo ministro de Estado y accionista de Bancentro en ese momento, como lo demuestran las utilidades que posteriormente recibió, aparece el Bancentro como adquiriente de Cenis por alrededor del 20% de la emisión, si eso implicaba conflicto de intereses y la ley orgánica del Estado lo prohíbe?
¿Por qué la empresa ZUM, donde usted era accionista, aparece comprando en alrededor de US$ 250 mil en subasta el hotel en Matagalpa del Sr. Frank Lanzas, el cual según el Sr. Lanzas andaba alrededor de US$ 1.2 millones, y siendo usted a la vez ministro de Hacienda, de nuevo en conflicto de intereses, no importa dónde estuviera usted, lo que importa es que era ministro de Hacienda?
¿Por qué siendo ministro de Hacienda no hizo la liquidación de los Cenis para determinar la verdadera brecha entre activos y pasivos, a como correspondía porque así lo manda la Ley de Organización del Estado y más bien favoreció el pago de dichos Cenis como si fueran instrumentos directos de deuda interna y eso a la fecha ha ocasionado erogaciones por encima de los US$ 300 millones cuando primero hay que ver cuál es la verdadera brecha entre activos y pasivos?
¿Por qué siendo ministro de Hacienda decía que había que pagar esa ¨deuda¨ porque no había que mandar una mala señal al inversionista, cuando es lo contrario, se está enviando mensaje de impunidad al no querer liquidar los Cenis?
¿Por qué siendo ministro de Hacienda decía que no había presupuesto para la contrapartida del vaso de leche para los niños de las escuelas y se tuvo que cancelar la donación del Japón y los niños dejaron de recibir el vaso de leche, que no había presupuesto para medicinas, para exámenes de laboratorio a enfermos pobres, no había dinero para aumento de salario de maestros, enfermeras y médicos, sin embargo, sí había para pagar los Cenis sin haber sido liquidados?
¿Por qué se niega a que los Cenis sean liquidados para determinar cuál es la verdadera brecha entre activos y pasivos? Esta pregunta es válida también para el presidente Enrique Bolaños.
Agricultor chinandegano,
barrio El Calvario