Opinión

Movimiento contra globalización es visto por la CIA como fuente de terrorismo


S.J.

Un documento parcialmente desclasificado por el gobierno de los EU revela el fracaso de ese gobierno en su intento de combatir el terrorismo mundial por medio de la invasión y ocupación de Irak. El mismo documento declara el movimiento contra la globalización como una posible fuente de terrorismo.
Estos dos aspectos de la política exterior de los EU, entre muchos otros (invasión criminal de Irak basada en mentiras, uso de la tortura y de cárceles secretas de la CIA, negación de los derechos legales de los presos en Guantánamo, amenazas contra Venezuela e Irán, etc.), desacreditan al representante del Departamento de Defensa que viene a Nicaragua a participar en la VII Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas.
El 26 de septiembre de 2006 el gobierno de los EU desclasificó una parte del Estimado Nacional de Inteligencia titulado “Tendencias en el Terrorismo Global: Implicaciones para los EU”. Este documento oficial, elaborado en abril de 2006, representa una visión de consenso de los 16 servicios especiales de espionaje.
Según el Estimado, “el movimiento mundial de jihad... está expandiéndose y adaptándose a los esfuerzos contraterroristas.... Activistas que se identifican como jihadistas... están aumentándose tanto en cantidad como en dispersión geográfica...
“El conflicto en Irak se ha convertido en la ‘causa celebrada’ para los jihadistas, generando un profundo resentimiento contra el involucramiento estadounidense en el mundo musulmán y cultivando apoyadores para el movimiento mundial jihadista... Combatientes con experiencia en Irak son una potencial fuente de líderes para jihadistas...
Éstas son las conclusiones del Estimado que han generado una controversia muy publicitada, mostrando que la guerra en Irak, lejos de ser un frente eficaz en la “guerra contra el terrorismo” del gobierno de Bush, está contribuyendo a un incremento serio del terrorismo.
Pero lo que sigue también es muy significativo y preocupante. “Mientras Irán, y en un grado menor Siria, siguen siendo los más activos auspiciadores del terrorismo, muchos otros estados serán incapaces de prevenir que su territorio o recursos sean explotados por terroristas. El sentimiento antiUSA y antiglobalización está en aumento y está echando leña a otras ideologías radicales. Esto podría impulsar a algunos grupos izquierdistas, nacionalistas, o separatistas a adoptar métodos terroristas para atacar intereses estadounidenses”.
Matthew Rothschild en un artículo del 28 de septiembre en el New York Daily News observa que este aspecto del Estimado es “especialmente alarmante para progresistas --la inclusión de ‘antiglobalización’ como una fuente del terrorismo... Los que somos ‘izquierdistas’ y miembros del movimiento ‘antiglobalización’ ya estamos notificados: somos sospechosos del terrorismo en los ojos de la comunidad estadounidense de inteligencia”.
Podríamos notar también que no solamente “izquierdistas” sino también “nacionalistas” están considerados como potenciales terroristas. Los nacionalistas en América Latina, con cualquier grado del izquierdismo o socialismo, están exigiendo que los recursos naturales de sus países beneficien a sus pueblos y no sigan enriqueciendo a las corporaciones multinacionales y sus países (ricos) de origen.
Aún el Internet es identificado como un instrumento que ayuda al terrorismo: “El proceso de radicalización está sucediendo más rápidamente, más ampliamente, y más de forma anónima en la era del Internet, incrementando las probabilidades de ataques sorpresivos por grupos desconocidos cuyos miembros y apoyadores puedan ser difíciles de determinar”. Esto explica las intervenciones unilaterales, por orden presidencial, tanto en las comunicaciones por Internet como por teléfono.
Se puede ver estos párrafos desclasificados, en inglés, en la página web del Director de Inteligencia Nacional, John D. Negroponte: http://www.dni.gov