Opinión

Mantengan sus rosarios lejos de mis ovarios


Antes que nada, muchachas y muchachos, proclamo con esa sinceridad que ya raya en descaro, que estoy 100 % a favor del aborto terapéutico y 100 % a favor de la vida.
Punto. Y también permítanme cometer la osadía de enfatizar que no soy la única persona que opina que el adoptar ambas tendencias, significa más que el admitir que las dos puedan cohabitar en un mismo corazón en la perfecta armonía que cohabitan el escándalo y el ruido.
El ser al mismo tiempo pro-aborto y pro vida es el subscribirse al principio férreo de que el propósito de la legalidad del aborto terapéutico no es el de matar niños, es el de salvar mujeres. Así de complicadamente simple.
Ahora, en base a esa opinión y en vista de que los candidatos a la Presidencia de Nicaragua andan jugando pelota con el tema del aborto terapéutico como que jugaran con una papa caliente y del juego dependiera el quién va a posar el trasero en la silla presidencial... basada en eso y muchas cosas más, es que les apremio a las mujeres: ¡Despertad! Hay que aprovechar el bochinche que hacen “los candidatos” en contra del aborto terapéutico, para educarnos sobre el tema, poderlo analizar a conciencia desde todos los ángulos y poder defendernos, pues las mujeres somos las más directamente afectadas y, sin embargo, las menos tomadas en cuenta en el meollo del embrollo del estatuto del embrión y de nuestro derecho a decidir responsablemente sobre nuestras anatomías y nuestros destinos reproductivos.
De ninguna manera debemos permitir que un asunto que tan intrínsicamente nos pertenece, sea usado como trampolín de políticos logreros que vituperan a favor de los derechos de los no nacidos para conseguir los votos de lo ya nacidos, pero no iluminados, por ende, manipulables.
Y es que de ese trampolín quieren catapultarse casi todos. El colmo es que hasta Daniel Ortega ande con la cantinela de que es pro vida, postura que ya le obtuvo el mérito de que su foto sea puesta en el diccionario junto a la palabra “descaro” y a la par de una foto de Bush... ¿No es irónico? ¿Quién iba a decir que esos dos nombres andarían montados en el mismo barco? ¿Quién iba a decir que compartirían títulos? Pro vida, pro Cristo, pro amor… ¡Pro embustes es lo que son!
Fíjense pues: Se autollaman pro vida, abogan con ahínco por la vida, pero limitan la pasión febril de su cruzada, a abogar por la vida del… ¡NO NACIDO!
¿Estamos claras? A estos políticos pro vida les obsesiona respetar lo sagrado de la vida pero sólo a partir del momento en que sos concebido hasta el momento en que ponchás tarjeta fuera del hotel matriz; en cuanto el médico te da tu primera nalgada y ya podés respirar como entidad independiente, ¡te borran del mapa de sus prioridades, te volvés harina de otro costal, te volvés preocupación de Unicef!
Nacés y no hay atención gratuita para los neonatos, no hay guarderías subsidiadas por el Estado, no hay escuelas que te provean el almuerzo, no hay medicina socializada, no hay NADA.
Si sos un feto en gestación sos VIP. Si sos un niño que ya sabe caminar sos PNG.: Persona non grata. Ahí vas a andar pidiendo limosna en los semáforos y a ningún matrimonio pro vida se le ocurrirá adoptarte para vestirte, calzarte y darte de comer, pues adoptarte a vos es algo que sólo gente como… Jesús de Nazareth haría (y Brad y Angelina). En serio. Hermanas y hermanos: hay que mirar las cosas como son. A los pro vida sólo les importás si sos un feto. Después…So long, farewell, auf wiedersehen, good bye y ¡hasta la vista baby!
No se vuelven a acordar de lo que cuenta tu persona hasta que tengás edad para el servicio militar, pues lo que parece que les interesa, tanto a los Osamas como a los Bushes --moros y cristianos-- y a todos sus clones fundamentalistas de cualquier tendencia, es tener un criadero de niños vivos para eventualmente invitarlos a jugar a la guerra y convertirse en muertos… ¡Tener la desfachatez de autollamarse pro vida! De autollamarse pro vida y anti gay ¿ah? O sea, que si existiera un test que pudiera determinar que un feto va a nacer homosexual, los pro vida serían los primeritos en la fila para hacerse un aborto. Así como suena.
Hay que poner atención de hacia dónde va la carreta de falsas promesas en la que los perseguidores del poder te quieren encaramar: pro vida, pro Cristo, pro valores familiares... ¿Ortega? ¡Qué divertido! Precisamente el otro día comentábamos que Ortega está a favor de la vida del pre natal para eventualmente tener una cosecha de niñas pre adolescentes a quienes por la fuerza… “romancear”; y nos preguntábamos que si --hipotéticamente y ni quiera Dios-- Ortega “romanceara” por la fuerza a una familiar de cualquier otro de los candidatos y la muchacha quedara embarazada… en esa circunstancia los otros candidatos declararían el aborto terapéutico un sacramento… Tengan la plena seguridad. Y con bendición celestial, pues siempre meten a Dios en esa clase de entuertos.
Eso. Por favor… que ya dejen a Papa Chu fuera de sus enredos. Mi Cristo no tiene nada que ver en todo el asunto de lo del no nacido. En sus tres años de ministerio activo, jamás dijo una palabra, nunca ni un sí ni un no, ¡ni PÍO acerca del aborto!
Sin embargo, entre otras cosas, sí se pronunció a favor de la separación de Iglesia y el Estado, Mateo 22:21: “Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”.
Y también se pronunció en contra de los ricos, Marcos, 10:17.30: “Es más fácil que pase un camello por el ojo de una aguja, a que un rico entre en el reino de los cielos”.
Y se pronunció en contra de las injusticias hacia las mujeres, Juan 8:7-8: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”, pero nada acerca de aborto.
No obstante, la Biblia es muy transparente acerca del cuándo un feto cuenta como persona:
En Éxodo 21:22-25 dice: “Si algunos riñeren e hirieren a mujer embarazada, y ésta abortare, pero ella viviere, los perpetradores serán penados, pero no con la muerte; serán penados conforme a lo que les impusiera el marido de la mujer y juzgaren los jueces. Mas si la mujer muere, los perpetradores tendrán que pagar vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura”.
¡Más claro no le cantó el gallo a San Pedro!
La Biblia, a diferencia de los pro vida, no considera que la vida comience en el momento de que el huevo y el espermatozoide se unen. Claramente establece en el pasaje citado que los no nacidos no tienen más derechos que los que tiene una mujer.
Si muere el feto: una multa. Si muere una mujer…vida por vida, ojo por ojo, etc., etc.
Así lo dice la Biblia, y si lo dice la Biblia, ni los políticos, ni los sacerdotes, ni los cardenales ni los pastores y demás similares distribuidores de Dios tendrían nada que discutir.
Así que: ¡Mantengan sus rosarios lejos de nuestros ovarios, y sus narices fuera de nuestras matrices, y sus misóginos prejuicios, lejos de los comicios!
22 de septiembre 06. Rosh Hashanna
Guatemala de la Asunción
torre_de_babble@yahoo.com