Opinión

Nicaragua se precipita a extremos de africanización


Entiéndase como atraso y pobreza en condiciones sociales por la que pasan tribus del último país africano que llevan una vida infrahumana, como lo presenta la televisión mundial.
Nos africanizan sin actividad económica diaria, trabajo, energía, agua, salud, etc. etc., el terrorismo que soportamos es brutal.
¡Ciudadanos, abran los ojos! Con ocho horas de racionamiento diario, más el tiempo que se le antoje a Unión Fenosa, Nicaragua está semi paralizada en sus actividades, vive un desgobierno que se ignora hasta dónde va a llevar al país, el chantaje seguirá quizá con racionamientos de hasta de 24 horas. Un país no puede progresar regido por terroristas: presidente, coludido con Unión Fenosa, INE, Comisión de Energía, generadoras, FMI, embajador USA.
Este escrito no es pesimista, de oposición política o profesional al gobierno, ni alarmista, la realidad la muestran cada uno de los grupos marginados, urbanos y rurales del país, que prácticamente carecen de lo más vital. ¿Quién puede decir lo contrario sin ruborizarse?
Tenemos que aprender a vivir en libertad de pensamiento y expresarnos ante la opinión pública sin temor, respetar criterios, todo para que el pueblo conozca verdades y a sus legítimos líderes en la sociedad. Por ahora el pueblo sólo oye hablar de líderes empresariales, de millonarios; bien, pero a ellos sólo les preocupa su bolsillo, dicen ignorar la política.
El pueblo nicaragüense debe estar muy consciente de que ningún extranjero, absolutamente ninguno: diplomáticos injerencistas, organismos internacionales como el FMI y transnacionales como Unión Fenosa van a ocuparse de los asuntos sociales del pueblo, vienen al país porque algo traen bajo la manga. En la mayoría de los casos vienen para crear confusiones o hacernos daño.
La semana pasada vino un tipo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), según declaró, para ratificar el apoyo del presidente Bush hacia el gobierno del presidente Bolaños; decir que las políticas han sido correctas en los últimos 15 años (cuáles, no citó ninguna); elogiar el Cafta y otras tantas majaderías como recordar la hiperinflación de los 80, un muerto que hiede. Muchos jóvenes de nuevas generaciones no vivieron ni les preocupa el pasado somocista y sandinista.
Cuál fue la verdad del discurso de ese mensajero, en pasta: que analizarán la ayuda a Nicaragua de ganar el FSLN. Estos pájaros de mal agüero no debieran entrar al país, todo lo arreglan con dólares más o dólares menos, son personas deshumanizadas que solo valoran el oro, los dólares y su títere. Vino a anticipar un hecho político que de ocurrir amenaza al pueblo con pagar las consecuencias; las amenazas serían un bloqueo financiero al país.
Un gremio empresarial criollo del más alto nivel, con miembros que juegan bajo la mesa en asuntos políticos, exhortó, según los medios de comunicación, a razonar el voto político 2006, que hagan memoria de los 80 y, para colmo, condecoró al presidente Bolaños por su “excelente” gestión; bien, opinión respetable que celebran capitalistas salvajes.
Cada quien puede cantar la canción de sus amores o intereses personales a pura voz sin instrumentos, vale decir, sin indicadores, sin cifras. Es igual a las promesas de los políticos, nada creíble por los ciudadanos de abajo. La imagen de los empresarios va cayendo.
Nuestra visión de la gestión del período presidencial 2002/2006 es otra, muy diferente, y no hay que confundir al pueblo que ha sobrevivido comiendo salteado y sin salud. Del aire y moribundo nadie vive. La situación social se ha deteriorado profundamente, porque ha sido un sector totalmente olvidado de la administración pública capitalista en 16 años.
Los indicadores del progreso en el corto plazo, en el quehacer diario de actividades económicas en general, lo hemos repetido muchas veces, en corto plazo ya no los encabeza el PIB y otros muy confusos de cálculo lento, lo sucedido hoy, deben conocerse día a día.
Las sociedades modernas son más complejas y al momento son importantes índices diarios en bolsas de valores en cada uno de los países del primer mundo económico y principales países del grupo emergente.
Primero, esos indicadores se encuentran en países industrializados con actividades líderes que se mueven diariamente y facilitan conocer en el instante, entre otros puntos, efectos de la inversión, comercio mundial, tasa de interés, inflación y perspectivas económicas, con cifras ciertas y de perspectivas.
Segundo, un país que no es industrial, que abandona su producción inmediata más factible de materias primas agrícolas que se cotizan a diario en los principales mercados, y se apoya sólo en la maquila o en la venta de mano de obra al extranjero, marcha como tortuga y sobrevive de la caridad internacional, caso viviente de Nicaragua en los últimos 16 años.
El caso del turismo está en los cuernos de la luna; se pide financiamiento, pero se ignora con qué intenciones. Fundamentalmente, es la planificación para conocer en pasta qué es qué, dónde y tiempo. Todo es secreto para favorecer el tráfico de influencias y la corrupción.
Hemos vivido 16 años a la bulla en turismo, de lo cual sólo han resultado privilegios y corrupción, se lucha por seguir la fiesta. No existen infraestructuras básicas, ni programas, ¿entonces qué? Quién es el nicaragüense con amplios conocimientos probados, honestidad y liderato (turismo líder man); que no salgan con el tradicional cuento de los asesores internacionales, por favor, miles de millones de dólares se han perdido.
Sin infraestructuras fundamentales para la producción y sin energía eléctrica, en las actuales condiciones en que se encuentra Nicaragua, el país no marcha, sólo retrocede. El Fondo Monetario, el Banco Mundial, el BID y los países cooperantes se han ocupado de asuntos cosméticos, únicamente, en 16 años.
Los nicaragüenses que vivieron la década de los 60, más los años a la llegada del sandinismo, disfrutaron de prosperidad efectiva y añoran aún la época cuando había trabajo para todos, un córdoba con fuerte poder adquisitivo y estable, una inflación muy inferior a la tasa anual de progreso y el pueblo vivió bien, su trabajo, facilidades a bajo costo para su vivienda, servicios públicos, seguridad social eficiente, baja delincuencia, con la única perturbación política para quienes jugaron a la política, pero el progreso no se interrumpió en ningún momento, a pesar de… Esto no lo vivió la juventud de ahora, y no tiene capacidad para valorar.
Sin energía, infraestructura y una actividad económica fuerte y que lidere al país, un economista de escasa capacidad sabe que Nicaragua no saldrá de su atraso y miseria. Hoy se soporta una crisis cuyo principal daño la están ocasionando los citados coludidos al inicio del escrito que tienen en vilo a los ciudadanos y al país.
Al enfocar sólo a Unión Fenosa, una transnacional española, cabe decir, de lo que se conoce, que supone haber traído una inversión, pero no capital de trabajo; que como comerciante se dedica a la compra y venta de energía, de manera que esa mala fe publicitaria de que no produce energía es una estupidez. El capital de trabajo de una empresa es el lubricante de la actividad, y si éste no existe no hay actividad. Las facturas de cobro cada mes son mayores, porque es probable que estén ocurriendo alzas mensuales ocultas de compensación.
Si las generadoras paran la producción son más que terroristas, criminales. Los nicaragüenses no tienen por qué pagar fallas en sus relaciones comerciales.
Para las generadoras es mayor negocio comprar energía que producir.
La ciudadanía está harta, y sólo les va quedando al pueblo y consumidores un paro a nivel nacional hasta que se logre una solución final. El país está descahimbado, nada tiene que perder.