Opinión

El efecto CNN y la construcción de los acontecimientos


El ser humano contemporáneo se ha visto sometido y permeado por una cultura audiovisual y por sistemas de producción massmediáticos en los que predominan signos de seducción, fantasía, diversión (y perversión) perenne, vive --como en el universo de Matrix-- cada vez más alejado de la realidad y perturbado alegórica y perceptivamente por los dispositivos mediáticos. Sin embargo, hay países como en Nicaragua donde éstos no tienen el influjo que han adquirido en Francia o los EU, por ejemplo, o bien en Brasil o México como ejemplos clásicos de la América Latina del centro.
De esta forma podemos decir que la función primordial de las industrias culturales y de las televisoras como tal, de cobertura nacional y planetaria, es mantener a las grandes mayorías alejadas de sí mismas y condicionadas para asumir actitudes complacientes ante la realidad mediática (donde el rating es elemento de culto). Es más, se ha venido creando todo un proceso de embeleso y ensueño que alcanza niveles indiscriminados cuando se le infiere importancias trascendentales a estos dispositivos que incluso rozan los márgenes de la nación. Es decir, articulan argumentos en los que se dice que el futuro de la nación está en manos de los medios. Esto es una manipulación de la conciencia televisiva del público.
Al menos en el caso de Nicaragua y el recién descolorido y maniatado foro presidencial proyectado por dos canales locales y patrocinado por CNN, se le quiso adjudicar una importancia que no va más allá de los intereses de los promotores. Nos referimos al canal local que ha visto afectado su rating por la emergencia de alternativas y en la búsqueda de ese objetivo ha creado un mito alrededor de la videopolítica (Sartori) y de la cadena internacional que como bien le llama Eliseo Verón trata de crear siempre un efecto. Verón le llama “el efecto CNN” debido a que esta cadena siempre trata de marcar la agenda y de proyectar imaginarios televisivos.
De ahí que es necesario que nos interroguemos sobre los sujetos de la enunciación al menos en lo que se refiere a este tan engrandecido foro. Como bien lo ha dejado claro otro maestro del análisis mediático Ignacio Ramonet: ¿quiénes son los enunciadores de la escena? En el caso de este foro, verdaderos artífices de los mecanismos de persuasión y de manipulación del imaginario social. Para nadie es un secreto la maniobra que se ha venido haciendo con noticias sobre la guerra en Irak o en el caso de Venezuela donde se comprobó que “el efecto CNN” tuvo un resultado que desembocó en el golpe de Estado al presidente Chávez, el que luego tuvo su envés gracias al pueblo. Y por el lado del canal local, además de haber entrado en un franco descenso, éste se ha propuesto apoyar abiertamente a uno de los candidatos, lo que le resta credibilidad al asunto.
Además, podríamos preguntarnos también: ¿quién era el sujeto de la enunciación de ese foro en particular?, ¿los moderadores?, ¿la redacción?, ¿la cadena que lo transmite?, ¿el grupo televisivo al que pertenece la cadena?, ¿las fuerzas políticas a las que apoya el canal local? Es como si hubiera, diría Ramonet, un enunciador cada vez más atrás, y el telespectador nunca es consciente de su presencia. Dicho de otra manera, hay una forma de guiar lo que el canal quiere que la gente vea. ¿No era acaso este foro parte de la conducción goebeliana que han desarrollado en estas elecciones los otros partidos? Todos estaban esperando al candidato de la Alianza Unida, Nicaragua Triunfa como si se tratara de que las propuestas de estos señores iban a estar guiadas por la figura del comandante Ortega. Además, las propuestas de estos candidatos no se oyeron por ningún lado. ¿Será que un minuto no es suficiente para resumir propuestas (es lo que la mayoría de la gente piensa) o es que estos señores en verdad no tienen seriedad al llegar a realizar esta pantomima?
Al menos en lo que respecta a este fenómeno mediático (foro) habría que enfatizar la naturaleza autorreferencial de la TV que elude la realidad misma, sustituyéndola por una metarrealidad mediática que a ratos se vuelve ficticia e inverosímil. Los candidatos que participaron lo hicieron con la retórica de todos los días (nada de propuestas serias) y con la obsesión de atacar la figura del comandante Ortega, en un claro objetivo de polarizar las elecciones y de descalificar, lo que demuestra su pervivencia en el pasado, es decir en el odio.
Por ello en lo que respecta a una pregunta dirigida a la ausencia del candidato de la Unidad Nicaragua Triunfa se reflejó la intencionalidad oculta del emisor (la dimensión ideológica), así como los potenciales efectos en el destinatario último. Así que a este engrandecido foro le han endilgado el establecimiento y manutención de actitudes, creencias y conocimiento, sin tomar en cuenta que al final son las personas las que construyen los acontecimientos y, por lo tanto, ya construyeron el del 5 de noviembre y lo han hecho en base al reconocimiento de verdaderos cambios, trabajo y propuesta serias y maduras que ha desarrollado el candidato de la Unidad Nicaragua Triunfa.

cmidenceni@yahoo.com