Opinión

¿Llegó el Apocalipsis?


I
Si nos ponemos a reflexionar y observamos lo que está sucediendo en el mundo, sentimos de una u otra forma que los tiempos apocalípticos están ya presentes, vivimos hoy tiempos de guerra por cualquier asunto, sufrimos de cambios climáticos que provocan grandes calamidades, amén de los desastres naturales que cada vez se presentan con mayor contundencia.
Ni qué decir de nuestros comportamientos individuales y sociales cotidianos donde se pone en evidencia que cada vez estamos más lejos de nosotros mismos y de los demás con el consecuente deterioro de las relaciones humanas.
II
Nos vino por Internet uno de esos mensajes que circulan como verdad y hasta pueden resultar más ciertos que los motivos alegados para invadir a Irak, que los mayas sabían que todo esto iba a suceder y por ello nos dejaron un mensaje grabado en piedra que contiene un elemento de alerta y otro de esperanza, mismos que están contenidos en sus Siete Profecías.
Para algunas personas, cuando algo está por escrito adquiere la categoría de verdad absoluta y si se lee en Internet ya es absolutamente cierto. Sin dejarnos llevar por esa exagerada actitud, encontramos algunos puntos de reflexión en el mensaje.
III
El mensaje de alerta nos avisa de lo que va a pasar en estos tiempos tormentosos que vivimos y en el tiempo de esperanza que vendrá, y nos dicen de los cambios que debemos realizar en nosotros mismos para impulsar a la humanidad hacia una nueva era donde los valores más altos empiecen florecer a través de la práctica cotidiana.
La primera profecía maya nos dice que a partir de 1999 nos quedan 13 años para realizar los cambios de conciencia y actitud para desviarnos del camino de destrucción por el que avanzamos hacia uno que abra nuestra conciencia y nuestra mente para integrarnos con todo lo que existe.
Los mayas creían que nuestro sol es un ser vivo que respira y que cada 5,125 años se sincroniza con el gran organismo universal para recibir un chispazo de luz del centro de la galaxia y brillar más intensamente, produciendo en su superficie lo que nuestros científicos llaman erupciones solares y cambios magnéticos.
IV
Los mayas predijeron que el sábado 22 de diciembre del 2012 el Sol al recibir un fuerte rayo sincronizador proveniente del centro de la galaxia cambiará su polarización y producirá una gigantesca llamarada radiante.
Por ello la humanidad deberá estar preparada para atravesar la puerta que nos dejaron los mayas, transformando a la civilización actual basada en el miedo en una vibración mucho más armónica. Sólo de manera individual se puede atravesar la puerta que permite evitar el gran cataclismo que sufrirá el planeta para dar comienzo a una nueva era, en un sexto ciclo del Sol.
V
La primera profecía nos habla del tiempo y del no-tiempo, un período de 20 años que termina en el 2012, donde la humanidad entraría en el último período de grandes aprendizajes y de grandes cambios. Siete años después del comienzo de este período comenzaría una época de oscuridad que nos enfrentaría a todos con nuestra propia conducta.
Una época para que toda la humanidad por decisión consciente de cada uno de nosotros decida cambiar, eliminar el miedo y la falta de respeto que privan en casi todas nuestras relaciones.
VII
La fecha que dan es a partir del eclipse de Sol del 11 de agosto de 1999, día en que se vio cómo un anillo de fuego se recortaba contra el cielo, un eclipse sin precedentes en la historia, por la alineación en cruz cósmica con la tierra como centro de casi todos los planetas del sistema solar y donde se posicionaron en los cuatro signos del zodíaco, que son los signos de los cuatro evangelistas, los cuatro custodios del trono que protagonizan el Apocalipsis de San Juan.
Durante el tiempo oscuro el hombre podrá aprender de su propia maldad y tratar de armonizar consigo mismo y los demás para lograr la armonía con el planeta después de superar el miedo y la angustia.
VIII
Para enfrentarnos con nosotros mismos es necesario dar este paso y asimilar la necesidad de reorganizar la sociedad, y continuar en el camino de la evolución, que nos llevará a comprender la creación.
El nuevo día galáctico está anunciado por todas las religiones y cultos como una época de paz y armonía para toda la humanidad; es claro entonces que todo lo que no produzca este resultado debe desaparecer o transformarse, la nueva época de luz no puede tener una humanidad basada en la inequidad, en la economía militar de imposiciones de verdades por la fuerza.
IX
Aún no se sabe qué sucedió con la asombrosa y desconocida sociedad maya, pero los innegables vestigios de sus hermosas edificaciones, caminos, plazas, templos y especialmente los misteriosos y apenas develados mensajes dejados en estelas de piedras, paredes y tumbas que nos hablan de gente sabia ansiosa de que su mensaje llegara a nosotros.
Cada día es más claro que un cambio en la mentalidad de los hombres es necesario; estamos acabando con nuestros semejantes, con nuestro planeta, quizás con el universo conocido.
Somos optimistas irredentos. Estamos seguros de que con estos mensajes mayas o no, o sin mensajes, la humanidad modificará su derrotero. Y lo deseamos y esperamos.
Managua, 14 de septiembre de 2006
elsavogl@ibw.com.ni
Miembros del Centro Nicaragüense de Escritores