Opinión

¿Conflicto de intereses o reingeniería financiera?


El licenciado Eduardo Montealegre, en relación con los Cenis, no ha podido demostrar que no se aprovechó de aquel gigantesco negocio financiero que ahora está pagando toda la población.
Alert Global Media Inc. (www.lavadodinero.com), en su edición de julio de 2006, habla de un conflicto de intereses del candidato a la Presidencia de la República por la ALN-conservadora en la “reingeniería financiera” de los famosos certificados.
El licenciado Montealegre no tuvo nada que ver en la decisión de emitir Cenis, acto que tuvo como finalidad inmediata garantizar al pueblo depositante sus cuentas corrientes y cuentas de ahorro en los bancos quebrados.
La duda que flota en el ambiente, y que nunca ha logrado ser aclarada por el licenciado Montealegre, es si era o es socio de Bancentro y si obtuvo o seguirá recibiendo beneficio de los Cenis recibidos por dicho banco. Lo que está claro es que era y es deudor de Bancentro. Entonces, ¿cómo pudo renegociar los Cenis si se lo prohibía la ley? Si era socio de Zum y Ministro de Hacienda al mismo tiempo, ¿cómo pudo participar en la subasta de bienes del Estado, si también se lo prohibía la ley?
Ésa es la inquietud de la gran mayoría del pueblo. El beneficiarse de las utilidades recibidas por una institución de la cual una persona es socio no implica delito de ninguna clase, pero se convierte en un peyorativo en el presente caso por las circunstancias especiales que, según los expertos en la materia, rodean la forma en que éstos (Cenis) se adquirieron, y más cuando el señalado, que niega recibir o haber recibido beneficios, es un candidato a la Presidencia de la República.
Existe un sinnúmero de preguntas que a la fecha no han sido evacuadas y que se complican aún más cuando aparecen dos declaraciones de probidad presentadas en el mimo año (2004) por el licenciado Montealegre. En la primera da por vendidas las acciones al señor Roberto Argüello Osorio, y luego, seis meses después, vende las mismas acciones a una sociedad denominada COMERCIAL VIEW CORP., que no se sabe quiénes son sus socios, o si es una sociedad panameña de papel.
¿Cómo se vendieron originalmente a Roberto Argüello? ¿Las declaró éste dentro de sus activos en los EU? ¿Cómo pasaron nuevamente a Eduardo Montealegre para que las pudiera vender a la sociedad COMERCIAL VIEW CORP.? ¿Qué balance de activos y pasivos le presentaron al doctor Eduardo Montealegre para que éste decidiera vender al crédito dichas acciones sin ninguna garantía? Según don Eduardo, las acciones se las pagarían de las mismas utilidades. ¿Desearía don Eduardo venderme las acciones de la generadora eléctrica Tipitapa Power y se las pago con las utilidades? Ésta es una reingeniería financiera que sí necesita explicación.
Las inquietudes del pueblo de Nicaragua quedarían colmadas con repuestas que aclaren que las acciones fueron en realidad vendidas y no hubo simulación jurídica, y que el actual o actuales poseedores de las acciones de Bancentro y ZUM no son testaferros del licenciado Montealegre.
El candidato, además de ser honrado, atributo que ya es inherente al licenciado Montealegre, también tiene que aparentarlo. Él tiene que dejar esclarecido que no recibe o recibió ningún beneficio de las acciones de Bancentro que dice haber vendido, ya que de haber recibido beneficios, por la figura jurídica que fuere, entonces su posición se complicaría, pues estaría bajo el ámbito jurisdiccional penal. ¿Podía él ser juez y parte? ¿Igual que las compras efectuadas por ZUM (Zamora, Urcuyo, Montealegre) en la subasta, cómo quedan éstas, si el licenciado Montealegre era Ministro de Hacienda, Presidente de la Siboif, Director del Banco Central y socio de ZUM a la misma vez?
Parodiando el “a pesar de todo el infinito me atormenta”, que dicen la mayoría de quienes niegan la existencia de Dios, las utilidades de las acciones de Bancentro atormentan al candidato. ¿Es pecado ser banquero? No. ¿Recibir utilidades de Bancentro? No. ¿Ser deudor de Bancentro o socio de Bancentro al momento de renegociar los Cenis? Que cada quien responda con su conciencia.
El licenciado Montealegre debe esclarecer las dudas que existen acerca de su participación en las sociedades Bancentro y ZUM mientras fue Ministro de Hacienda, y dado que el candidato es él le toca al mismo aclararlas.
Si el licenciado Montealegre no lo hace tendrá sobre su cabeza una espada de Damocles, la cual en cualquier momento, en caso de que llegara a la Presidencia de la República, podría ser usada por sus opositores para convertirlo en rehén político, con la amenaza de su destitución y encarcelamiento por conflicto de intereses al negociar los Cenis con Bancentro y la participación de ZUM en la subasta, lo cual no lo dejará gobernar o gobernará con una falsa imagen de gobernabilidad como la del presente gobierno.
No olvidemos cómo don Enrique fue un rehén político por el caso de los delitos electorales.
Abogado y Notario Público
Administrador de Empresas
gareas@cablenet.com.ni