Opinión

El delito electoral del Instituto Republicano Internacional (IRI)


El presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), doctor Roberto Rivas Reyes, denunció el cinco de septiembre corriente la emisión de un documento de capacitación a fiscales electorales que incluyó: Manual de Fiscales del Consejo Electoral, Municipal y Regional; y Manual de Fiscal de Ruta, publicado desde junio de 2006 y autorizado por su entonces director residente del IRI, Gilberto Valdés. ¿Qué se tramaba o se trama? Algo sucio no puede ser bueno.
El fiscal general de la República confirmó el caso denunciado oficialmente por el presidente del CSE, y la Fiscalía Específica Electoral ya ordenó la investigación enviando la denuncia a la DAJ. Los manuales contienen el logotipo del CSE, algo que no fue autorizado por ese Poder del Estado.
El embajador de los Estados Unidos de América en Nicaragua confirmó la existencia del documento arriba referido y emitido por el IRI, no considerando esto como injerencismo de su gobierno en asuntos internos de Nicaragua, es decir, considera los hechos como un derecho de su gobierno. !Habráse visto cinismo o burla igual! ¡Si no es injerencismo, qué es!
¿En primer lugar, qué es el IRI, cuál es su estatus en Nicaragua y de qué se ocupa?
Un medio de comunicación afirmó que es un organismo extranjero no gubernamental (ONG) con sede en Washington, USA. ¿Cómo es que ejerce funciones electorales en Nicaragua?, ¿qué autoridad nacional, competente, autorizó su funcionamiento y residencia en el país? Nunca debió gozar de residencia, porque está fuera de lo que son las relaciones normales y diplomáticas.
La misión del IRI dicen que es desarrollar partidos políticos en otros países del mundo, de ser así, es introducirse en la política criolla, lo cual es intolerable. Desde luego, la ONG no cumple esas funciones en Estados Unidos mismo, pero lo hace en otros países del mundo disfrazada de ONG al servicio del imperialismo en países atrasados como Nicaragua. Este IRI tiene algunas historias sucias en el Caribe.
¿Organizar partidos, de qué ideología o tendencia? El IRI es una ONG política, de tendencia naturalmente conservadora, capitalista salvaje, toma bando y rechaza todo lo que huela a social, a izquierda. Su bandera es el cuento de la desgastada palabra democracia en regiones donde cualquier cosa es democracia, según intereses del intervencionista. Nicaragua está a cientos de años para vivir en democracia.
Siendo el IRI residente en Nicaragua, se le facilitan contactos, conexiones con líderes políticos conservadores para conocer mejor quiénes son amigos de los Estados Unidos de América que pudieran desempeñar mejor la función de títere. Bajo el actual gobierno hacen lo que se les antoja.
Entre los partidos de derecha, el candidato elegido parece ser el del ALN, y el IRI está metido en el proceso electoral 2006 para luchar por su hombre. Con el FSLN y con el PLC nada quiere, los tiene proscritos.
El IRI en sus funciones inocentes de desarrollar partidos políticos en otros países del mundo recibe del gobierno norteamericano millones de dólares canalizados a través de la AID, en Managua, según el embajador, para impulsar la capacitación de fiscales electorales de los partidos políticos antisandinistas.
En declaraciones del seis de septiembre actual el nuevo representante del IRI, señor Shawn F. Sullivan, declaró a la prensa: “Nosotros realmente pensamos que esto no debe ser algo dramático”.
No se da cuenta ese señor que él está actuando en Nicaragua y no en su país, los Estados Unidos de América, que no somos colonia. Un extranjero en nuestra tierra viene a decirnos eso en la cara, ya lo debían de haber puesto de patitas en su país y que aquí no regrese nunca más el IRI
Algunos ciudadanos nicaragüenses tenemos dignidad, no es el caso de patriotería ni otras cosas imaginables, simplemente exigimos respeto aunque seamos un país chiquito.
Las funciones de un observador electoral, de elecciones a votar, son muy precisas y ocurren a su tiempo para observar elecciones y no para intervenir antes, o sea, durante la campaña, entrenar a personal del CSE.
El IRI ha irrespetado nuestra independencia y a las autoridad superior del CSE. En carta dirigida por el presidente del CSE al representante de turno del IRI, el 29 de agosto pasado, requiriendo de una aclaración pública del delito por los documentos aludidos, el IRI, con su prepotencia imperialista, al cinco de septiembre había hecho caso omiso para el aclaratorio del delito electoral, ni la cortesía de responder ha tenido, porque se siente apoyado por el embajador norteamericano en Nicaragua, quien hizo público este apoyo.
La investigación, como es la costumbre en las autoridades nicaragüense, se hará de hule, no se conocerá más y pasará al olvido en el tiempo; a las autoridades no les interesa llegar hasta el final porque se trata de los Estados Unidos de América y tienen miedo, tiemblan.
Esa es la desgracia de Nicaragua, por lo que al parecer, jamás se gobernará por sí misma, prefiriendo vivir en la eternidad de la dependencia de los dólares del exterior, y de gobernantes de dedo de gobiernos norteamericanos. El actual gobierno se ufanó en cierta oportunidad de “conseguir” millones de dólares en préstamos y de caridad, afirmando contar con el apoyo del gobierno americano, preguntándose el presidente, “¿qué más puedo querer?”
Seguiremos siendo un país pobre y atrasado porque se ha perdido el coraje para luchar con nuestros propios medios, recorrer un camino de sacrificios, para ver algún día el fruto del progreso de un país auténticamente independiente, libre y democrático.
¿Qué van a investigar, si existen pruebas sobre la mesa para un caso de violación confesada a nuestra soberanía de parte de una ONG residente en Washington? ¿Por qué dar largona a un asunto esencialmente político que no es de la justicia ordinaria?
Las autoridades se acobardan, se trata de una violación a nuestra soberanía en momentos de una campaña electoral, en cuyo caso hay que proceder de inmediato; o es que convenció lo que el representante del IRI afirmó a los periodistas: “No hay que ser dramáticos”, o sea, recordó que somos dependientes de los Estados Unidos en todo, no sean necios.
Y los partidos políticos, qué, sus dirigentes, sus líderes. Éstos están empeñados en desprestigiarse unos a los otros, hacer publicidad con el recuerdo de un somocismo muchos de años pasados, con el antisandinismo y en tirarse suciedades a la cara.
La tal sociedad civil, ¿que han dicho? Hasta donde sabemos, nada. Es pura bulla, se sabe de ella cuando el gobierno necesita que hagan bulla, la hacen y de allí resultan algunas prebendas; da la impresión de ser proclive al gobierno norteamericano.
¿Y los gremios empresariales? Dicen que no son políticos o no se meten en política, sólo negocios, a lo mejor ser independientes no interesa, sus valores cívicos quizá rueden por el suelo.
El silencio de políticos, sociedad civil, empresarios es elocuente; el caso del IRI es de dignidad nacional, defender nuestra independencia para acabar con ese anillo que nos aprieta como esclavos.
Felicito al presidente del Consejo Supremo Electoral por su valentía en denunciar el injerencismo del IRI, y aunque seamos apenas unos cuantos ciudadanos nicaragüenses que hacemos público nuestro verdadero sentimiento de independencia, hay que seguir luchando de frente. Nicaragüenses, sólo una patria independiente nos hará libres.